Los Beneficios del Yodo para la Salud de la Tiroides

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en
Doctor revisando la glándula tiroidea

Por años, los médicos han sabido que el yodo tiene una relación clara y crucial con la glándula tiroidea. Y estudios específicos han apoyado este hecho una y otra vez.

Históricamente, este vínculo crítico entre el yodo y la salud de la tiroides ha sido clave para los gobiernos y las organizaciones mundiales de la salud, porque la deficiencia de yodo es el detonador más común (en inglés) de la incidencia de daño cerebral evitable y retraso en niños.

De hecho, estudios muestran que la falta de yodo puede provocar una multitud de enfermedades muy evitables como el desarrollo trunco, bocio, debilidad inmunológica general, autismo, abortos y otras complicaciones de parto. Estudios ahora analizan más vínculos entre los niveles de yodo y el desarrollo mental de los niños, como problemas de oído, habla y movimiento.

Cómo Funciona: El Rol del Yodo en la Glándula Tirodea

Hay una relación compleja entre el yodo y la glándula tiroidea, por la cual los científicos siguen rascándose la cabeza. Investigaciones claramente afirman que el yodo, un micronutriente en muchos de los alimentos que comemos (en cantidades de rastreo), es clave para ayudar a la glándula tiroidea a hacer hormonas tiroideas. El cuerpo no puede producir suficiente yodo por sí mismo, por eso debemos conseguirlo de los alimentos que comemos o de fuentes suplementarias.

Tristemente, conforme las concentraciones de micronutrientes en la tierra desaparecen, dado a factores naturales o a una sobrecarga tóxica, los alimentos que comemos que solían tener yodo ya perdieron sus niveles naturales. Y es nuestra glándula tiroidea la que sufre. Además, la gente ha dejado de comer alimentos vegetales o marinos, y consume comida procesada y chatarra. De nuevo los niveles de yodo se pierden.

Ilustración de la Glándula Tiroidea Ilustración de la Glándula Tiroidea

La glándula tiroidea comúnmente es llamada la “glándula maestra.” Una de las glándulas endócrinas más grandes del cuerpo, que es responsable de una diversidad de procesos súper importantes como el uso de energía, la creación de proteínas[1] y nuestra reacción general a otras formas hormonales. Las funciones corporales claves que la tiroides administra son imposibles de implementar sin la creación de sus hormonas principales, conocidas como T3 (triyodotironina) y T4 (tiroxina). La tiroides no puede hacer estas dos hormonas sin primero tener tres o cuatro moléculas de yodo (al igual que el nutriente de rastreo tirosina) en estas dos hormonas principales.

El cuerpo hace esto al capturar el yodo del torrente sanguíneo, y concentrarlo en una “trampa de yodo.” Sin las cantidades correctas de yodo, estas hormonas no pueden producirse, y cuando esto sucede, su salud puede sufrir drásticamente.

De hecho, la T3 y T4 son críticas para un metabolismo que funciona bien, incluyendo el ritmo metabólico, al igual que el desarrollo y la funcionalidad suave de casi todos los principales sistemas de órganos del cuerpo. Estudios muestran que a diario, un mínimo de aproximadamente 70 µg de yodo[2] se requiere para producir hormonas T3 y T4 en la glándula tiroidea. Además, cuando la tiroides no tiene suficiente yodo, no puede cumplir su habilidad de producir calcitonina, un químico relacionado con la habilidad del cuerpo para mantener equilibrados los niveles de calcio.

En este sentido, es fácil ver cómo la delicada relación entre la glándula tiroidea y los niveles de yodo es clave para nuestra salud en general. Sin el yodo, los niveles se desploman, las hormonas se desequilibran, y nuestro estado físico y emocional puede sufrir.

Muchos problemas de tiroides se derivan de una falta de yodo. De hecho, en muchas áreas de Europa, Rusia, Asia, Australia y África, la deficiencia de yodo es un serio problema médico. Tristemente, esta deficiencia puede ser más común en Occidente de lo que creemos. En general, los científicos concuerdan al decir que la deficiencia de yodo sigue siendo un problema de salud grave en el mundo, y que los niveles insuficientes de yodo en la tiroides son la causa más común de daño cerebral. Cálculos indican que cerca de 1.6 billones de personas están en riesgo de sufrir daño cerebral debido a una falta de yodo, y que estos números se reducen drásticamente en fetos y en niños. Globalmente, la falta de yodo afectará a cerca de 50 millones de niños.

Otra estadística impresionante de la Organización Mundial de la Salud estima que cerca de 1 billón de personas sufre algún problema de salud debido a la falta de yodo en su dieta. Cálculos en países de América Latina, por ejemplo, muestran que hasta un cuarto de la población tiene riesgo de padecer bocio, dado a una mala función de la tiroides, y a la falta de yodo en su dieta. Y esto es un problema que no sólo se da en las naciones del Tercer Mundo.

Un reporte de 1998 de The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism informó que las tasas de deficiencia de yodo dramáticamente aumentaron en Estados Unidos en los últimos 20 años.[3] De hecho, el número de estadounidenses con baja ingesta de yodo aumentó cuatro veces. Estos científicos sugieren que una disminución de yodo puede deberse a cambios en la dieta.

El Yodo y la Glándula Tiroidea

Dado al complejo equilibrio entre las cantidades de yodo en la tiroides, es demasiado sencillo pensar que con sólo tomar yodo podemos solucionar nuestros problemas de tiroides. Algunas personas que sufren de desequilibrios tiroideos, tienen un trastorno genético, que es la causa de la enfermedad más común de tiroides, conocida como enfermedad tiroidea autoinmune.

Es importante determinar si el trastorno se basa en falta de yodo, y esto generalmente puede definirse viendo una ubicación geográfica (como un lugar donde la tierra no tiene yodo) al igual analizando la dieta. Un doctor calificado o un nutriólogo fácilmente le dirá cómo andan sus niveles de yodo por medio de una sencilla prueba de orina. Un pequeño porcentaje de la gente es sensible al yodo así es que vigílese, y comience a usar suplementos a partir de yodo atómico naciente en pequeñas cantidades para evitar que la tiroides se descontrole.

Los Beneficios para la Salud del Yodo Atómico Naciente

Detoxadine® - Suplemento de Yodo
Leer Más Sobre el
Suplemento de Yodo
  • Mantiene balanceados los niveles de yodo en la tiroides
  • Mejora la función del Sistema de la Tiroides y Endocrino
  • Puede mejorar los trastornos emocionales al equilibrar los sistemas glandulares
  • Ayuda a regular desequilibrios hormonales relacionados con el aumento de peso
  • Funciona como un expectorante humectante que ayuda el tracto respiratorio
  • Ayuda a proteger la tiroides de absorber isótopos radioactivos
  • Ayuda a mejorar el desarrollo cerebral, el pensamiento y la reducción de la opacidad mental
  • Puede reducir o prevenir el bocio
  • Ayuda a mejorar el estado de niños autistas
  • Ayuda la digestión, el tiempo de tránsito de los alimentos y una función normal de los intestinos
  • Se ha reportado un aumento de energía y resistencia
  • Apoya la producción y la calidad de la leche materna y su transferencia al bebé
  • Apoya la Actividad del Sistema Inmunológico
  • Ayuda a equilibrar los olores corporales (vaginal, pies, axilas, etc.)
  • Ayuda a desintoxicar halógenos nocivos como el Mercurio, el Bromuro, el Fluoruro, etc.
Referencias (3)
  1. Ekholm R, Björkman U. Glutathione peroxidase degrades intracellular hydrogen peroxide and thereby inhibits intracellular protein iodination in thyroid epithelium. Endocrinology. 1997 Jul;138(7):2871-8.
    Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9202230
  2. Utiger RD. Iodine Nutrition - More Is Better. N Engl J Med. 2006 June;354:2819-2821
    Available from: http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMe068092
  3. Burgess JR, Dwyer T, McArdle K, et al. The Changing Incidence and Spectrum of Thyroid Carcinoma in Tasmania (1978–1998) during a Transition from Iodine Sufficiency to Iodine Deficiency. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism. 2000 April;85(4):1513-1517
    Available from: http://jcem.endojournals.org/content/85/4/1513.abstract

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad