Bienvenido al Blog de Salud Natural y Vida Orgánica

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en

En mi niñez crecí con comida chatarra, leche, refrescos y todo lo que una familia norteña cocina. Mi mamá era de Madison, Wisconsin (lugar de queseros), y mi papá era de Syracuse, Nueva York. Mi papá tenía la carrera de Química, fue un químico de primer nivel para Exxon, y fue el co-desarrollador de PVC y el desarrollador de Saran Wrap. También trabajó muy de cerca con el Presidente Reagan en proyectos secretos de primer orden. Mi mamá era una ama de casa y me cuidó a mí y a mi hermano menor. Al crecer siempre nos divertíamos. Me la pasaba fuera de casa jugando deportes, especialmente futbol, tan es así que un año me dieron el título de Jugador Más Valioso del estado de Texas. Fui bendecido con un hermano 1 año menor que yo con quien jugaba; él me acompañaba. En mi niñez siempre recuerdo haber tenido una relación con los animales, de hecho, en un momento dado quise ser veterinario. Tuve una familia muy amorosa y no tengo nada de qué arrepentirme sobre la manera cómo crecí.

Mi hermano y yo nos educamos principalmente en colegios cristianos privados en donde nos azotaban si hacíamos o decíamos algo equivocado; luego pasamos a la preparatoria pública. Siempre me aburrió la escuela, sentía que me enseñaban cosas que no eran necesarias, y las cosas que pensaba que debía aprender no me estaban ahí (estaban ocultas al público).

Al crecer empecé a tener visiones recurrentes. Estas visionas siempre tenían que ver con algo que construía (como si fueran un plano) que sería benéfico para curar una enfermedad específica o para la humanidad en general. De niño me costaba mucho trabajo entender eso. Después, pude entender cuál era mi propósito y que las visiones que tenía eran para el bien de la humanidad y para ayudar a sanar la Tierra. Me considero bendecido de poder recibir estos dones y compartir con el mundo el amor y las tecnologías de sanación que he aprendido.

Después de la preparatoria ingresé al ejército. En el ejército pasé mi tiempo libre buscando mis propias metas y entendiendo quién era y cuál era mi propósito en la vida. Estuve en las fuerzas armadas tres años y recibir 2 medallas por mis logros, una medalla de buena conducta, y un listón por mi servicio en el extranjero. Luego me liberaron con honores. Mientras estuve en Corea durante la última parte de mi servicio militar, me aceptaron en una de las clases de uno de los principales Maestros de Tai Kwon Do. Esto fue considerado un gran honor en Corea, ser estudiante de este maestro. Uno tenía que comprometerse 4 horas para entrenar todos los días, 7 días a la semana por un año. Practicar artes marciales con este maestro me dio disciplina, enfoque, meditación y técnicas de sanación, aprendí el movimiento de las energías y la conexión con todos los seres vivos.

Al salir del ejército en verdad quería involucrarme en el terreno médico de una u otra manera. Mis tías (paternas) tuvieron su formación en la escuela de enfermería Deans en Syracuse University y también la hermana de mi mamá fue enfermera. Siempre he respetado mucho a las enfermeras; ellas parecen ser las que mejor hacen el trabajo en el sistema médico alopático. Empecé a tomar clases de pre medicina y salud en la universidad, buscaba algo con lo que podría relacionarme. Terminé tomando estas clases en distintas universidades durante 10 años.

Mi meta era salvar vidas de alguna manera y todavía no sabía cómo lo iba a lograr. Luego, un día glorioso, mientras manejaba sentí una energía poderosa. Parecía que el interior de mi auto se había llenado con una luz brillante, relajante, vibrante. Me sobrecogió la sensación de paz y aunque estaba conduciendo sentí que me había perdido en el tiempo. Ni siquiera recuerdo haber estado al volante en un momento dado, sólo empecé a llorar (de felicidad) y mis manos soltaron el volante y vi las palmas de mis manos frente a mis ojos, entonces escuché una voz suave que decía “cura con tus manos”. Vaya, pensé, ¡esta es la respuesta que he estado buscando! Entonces, la luz desapareció de mis manos y volví a tomar el volante. Esta experiencia fue tan buena que de inmediato comencé a buscar una profesión en la cual pudiera utilizar mis manos para curar. Así es como me convertí en quiropráctico.

Antes de terminar la escuela quiropráctica conocí un doctor de medicina alternativa interesado en tratar el cáncer y las enfermedades degenerativas con métodos naturales. Debo decir que entonces estaba un poco limitado porque en mi infancia e incluso en la escuela aprendí que la única manera de tratar el cáncer o las enfermedades degenerativas era con fármacos, cirugía, quimioterapia o radiación. Como la mayoría de los doctores del sistema médico, creía que los practicantes de la medicina natural eran locos o vendedores de aceite de víbora. Esto me enseñaron los “profesores en la escuela” que supuestamente enseñaban la VERDAD.

Yo me preguntaba, quién es este loco que quiere tratar el cáncer con medicina natural. Me dijo que ya había curas para todas las enfermedades siempre y cuando supiera dónde buscar y que necesitaba pensar en algo no tradicional y abrirme a la posibilidad de que casi todo lo que me habían enseñado en realidad podría ser información falsa.

Él me retó para que yo le probara que los fármacos en sí hacen algo más que tratar los síntomas de las enfermedades y corregir la raíz del problema. ¡Yo dije OK, acepto! Le demostraré que la ciencia está en lo cierto y que todo lo que me han enseñado es correcto y que la única medicina verdadera es la que se receta y, por supuesto, el cuidado terapéutico funciona. Fui a la biblioteca porque ya tenía antecedentes en química y bioquímica y pasé 6 horas para descubrir que él tenía la razón y que me habían mentido, conduciéndome por el camino contrario. Estos fármacos no hacían más que suprimir una función en el cuerpo o disfrazar un síntoma. ¿Qué se supone que debía hacer? Decidí volver con el “Loco” y disculparme y decirle que él estaba bien y preguntarle qué es lo que estaba haciendo.

Desde ese momento dediqué mi vida a realmente curar pacientes atendiendo la raíz de su problema por medio de sustancias naturales que se han usado por miles de años. Estudié muy a fondo las curaciones naturales y recibí mi Doctorado Naturopráctico, al igual que los títulos de Herborista Clínico, Practicante de Salud Holística, Diplomado de la Dirección Clínica Americana de Nutrición y certificaciones de Nutriólogo clínico. ¡Entonces me convertí en una de esas personas que la gente llama locos! Pero eso no me importó; tuve la pasión y sabía, en el fondo de mi corazón, que esto era lo correcto.

Abrí el Global Healing Center en 1998 para compartir mi conocimiento con el mundo. He fijado mis metas para educar al público y a los médicos que se envuelven mucho en sus creencias. Mi motivación es el público en general, ayudar a la gente a vivir sanamente y evitar fármacos o cirugía para tratar padecimientos degenerativos. Tenemos el mejor sistema médico del mundo para atender emergencias. Sin embargo, el sistema médico radicalmente ha fallado al tratar males degenerativos como la artritis, las enfermedades cardíacas, el cáncer, etc. Yo en verdad creo que mi propósito en este planeta es limpiar nuestro medio ambiente y ayudar a crear más conciencia para que todos podamos vivir un futuro lleno de luz, amor, salud y felicidad. La filosofía que yo sigo es limpiar el cuerpo, comer alimentos limpios, sanos y orgánicos, al igual que consumir agua limpia, aire puro, hacer ejercicio y tener suplementos nutricionales. ¡Esto nunca falla!!!

Les deseo amor, luz, salud y felicidad,

Dr. Group

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad