Calabaza Rellena de Natilla Vegana

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el
Calabaza Rellena de Natilla Vegana

Esta receta de crema vegana está inspirada en la receta camboyana para la sangkya, también conocida como songkya. La sangkya tradicional es una crema de huevo con un sabor a coco fuerte. La mayoría de las recetas requieren un poco de azúcar, por lo que esta receta es una interpretación ligeramente adaptada de la original. Es mucho más saludable, completamente vegana y es una excelente alternativa a los dulces navideños a base de harina. Este postre de temporada necesita refrigerarse durante varias horas antes de servir, así que debes planificar por adelantado.

La base de yogur de coco y anacardos remojados se mantienen unida con coco, garbanzo y la harina de semillas de chía. La dulzura del jarabe de maple queda equilibrada con la ralladura y el jugo de limón. Puedes ajustar la cantidad de limón o añadir más copos de coco si prefieres un sabor menos amargo o más a coco.

La kabocha o calabaza japonesa es la mejor opción para esta receta. Similar a la calabaza, la kabocha tiene menos calorías y mucha gente dice que sabe mejor. Es una excelente fuente de beta-caroteno, hierro, vitamina C y fibra. Puedes sustituirla por calabazas para tarta si tienes problemas para encontrar kabocha. Al seleccionar tu calabaza de kabocha, elige una de forma chata y ancha en lugar de una más alargada o redonda. Esto le dará a la parte superior de la crema más opciones de ponerse de color café al hornearla. También puedes olvidarte de la calabaza por completo si lo que buscas es una receta de crema pastelera vegana. Si eliges esta ruta, asegúrate de hornear la crema sólo veinte minutos.

Un punto a tener en cuenta… esta receta es suficiente para llenar una calabaza con un 25 pulg. (63 cm) de circunferencia de natilla. Si usas una calabaza más pequeña, es posible que quieras reducir a la mitad esta receta. Recomiendo tener a mano un molde pequeño (5″) desmontable por si sobra crema pastelera. Simplemente, lo puedes hornear junto con tu calabaza durante veinte minutos y dejar enfriar.

¿Cómo Llegaron las Calabazas a Japón?

Si pensabas que la calabaza y los calabacines venían de las Américas, tienes toda la razón. Los comerciantes y exploradores portugueses llevaron las calabazas de Brasil a Japón en el siglo XVI [1] mientras el Imperio portugués se expandía hacia el sur de Asia. La calabaza kabocha es, simplemente, una variedad de Cucurbita maxima -la misma especie que produce las calabazas gigantes que ganan premios en las ferias estatales. Pero no recomiendo intentar preparar esta receta con uno de esos monstruos. Podrías alimentar a un ejército, ¡pero el tiempo de cocción tomaría días! Sus primos japoneses más pequeños, sin embargo, quedan muy bien.

En Japón, la calabaza se llama Kuri Kabocha, o “calabaza de nuez”. [2] Si alguna vez has probado la kabocha vas a entender el apodo de “nuez”. La textura es suave y esponjosa, y tiene una reminiscencia a las castañas, pero el sabor es dulce, como una calabaza cruzada con una patata dulce. La kabocha tiene la piel oscura, de color verde oscuro, una forma ligeramente aplastada o aplanada y la pulpa de color naranja brillante. [3] En realidad, puedes dejar tu kabocha como decoración si la vas a utilizar dentro de unos pocos días. De lo contrario, guárdalas en un lugar oscuro, fresco hasta por un mes. [4]

Receta de Calabaza Rellena de Natilla Vegana

  • Pre-preparación: remoja los anacardos en agua tibia durante 2-4 horas
  • Tiempo de preparación: 20 minutos para ahuecar la calabaza y preparar el relleno
  • Tiempo de cocción: 45 minutos a 400 °F (250 °C)
  • Tiempo de enfriamiento: 3-4 horas o toda la noche
  • Porciones: 10

Utensilios

  • Cuchillo de sierra afilado
  • Cuchara afilada para ahuecar la calabaza
  • Exprimidor de cítricos (opcional)
  • Procesador de alimentos o licuadora potente
  • Alfombra de silicona para hornear o papel de pergamino
  • Bandeja para hornear
  • Pequeño molde desmontable (opcional)

Ingredientes

  • 1 calabaza kabocha mediana orgánica (unas 25″ de circunferencia)
  • 2 tazas de anacardos crudos, empapados y colados
  • 2 tazas de yogur de vainilla de coco orgánico y vegano (prueba nuestra receta de yogur vegano, sólo tienes que añadir 1 cucharada de jarabe de arce y 1 cucharadita de vainilla)
  • 2 cucharadas harina de coco orgánica
  • 1 cucharada de harina de semillas de chía orgánica
  • 1 cucharada de harina de garbanzo orgánica
  • ⅓ taza de jarabe de arce orgánico
  • La ralladura y el jugo de 2 limones orgánicos de tamaño grande (aproximadamente 5 cucharadas)
  • 3 cucharaditas de extracto de vainilla puro orgánico
  • ½ taza de copos de coco orgánico, extra (opcional)
  • 1 cucharadita de sal cristalina del Himalaya

Instrucciones

  1. Comienza por la preparación de la crema pastelera. Drena el exceso de agua de los anacardos remojados.
  2. Añade los anacardos, el yogur, la harina de coco, la harina de semilla de chía, la harina de garbanzo, el extracto de vainilla y la sal cristalina del Himalaya en el procesador de alimentos y pulsa hasta que esté suave, aproximadamente 2 minutos.
  3. Añade la mitad del jarabe de arce y el jugo de limón. Pulsa durante 15 segundos para mezclar. Prueba la crema para determinar la cantidad que tienes que agregar de jarabe de arce restante, el jugo de limón y el coco rallado. Continúa pulsando para mezclar los ingredientes. Una vez que el sabor se adapte a tus preferencias, deja la crema en el procesador de alimentos, mientras vacías la calabaza.
  4. Precalentar el horno a 400 ° F.
  5. Utiliza un cuchillo de sierra para cortar la corona de la calabaza. Iniciar un corte de un par de pulgadas desde el tallo leñoso de la calabaza. Continúa el corte en un círculo alrededor del tallo. Tira de la corona de la calabaza y deja de lado.
  6. Con una cuchara afilada, elimina completamente las semillas y los tendones de la parte interior de la calabaza y desecha.
  7. Usando una espátula, vierte lentamente la crema en la calabaza. No rellenes demasiado. Deje espacio suficiente para volver a colocar la corona. La crema aumenta ligeramente de tamaño mientras se cocina y necesitará este espacio para expandirse. Puedes dejar de lado la corona u hornearla junto con la crema.
  8. Añade la crema restante al molde redondo y plano, y alísalo con una espátula.
  9. En la bandeja para horno coloca la alfombra de silicona o papel de pergamino. Coloca la calabaza llena, la corona y un molde desmontable en la bandeja de horno y ponla en el horno. Si vas a hornear la corona, ponla al lado de la calabaza para su cocción. Todavía no la pongas de regreso en la parte superior.
  10. Después de veinte minutos, retira el molde redondo y colócalo sobre el mostrador para que enfríe. Puedes comer esta mini crema mientras esperas que la atracción principal se enfríe en el refrigerador.
  11. Después de que la calabaza se haya horneado durante 40 minutos, comprueba su estado. Con la punta de un cuchillo pequeño o un tenedor, haz un pequeño agujero en la calabaza. Si se corta fácilmente, ¡felicidades! ¡Ya está lista! Si la calabaza no está lo suficientemente suave, hornea a 400° F durante 15 minutos más.
  12. Deja que la calabaza se enfríe en la mesa durante unos diez minutos, a continuación, ponla en un plato o tazón grande de vidrio para que enfríe en el refrigerador. Si has horneado la corona la puedes colocar de nuevo en la calabaza. Enfría la crema durante al menos 3 horas antes de servir.
  13. Utiliza un cuchillo de sierra afilado para cortar lonchas finas. ¡Disfruta!

La Diferencia Entre las Calabazas y los Calabacines

Debido a su historia genética entrelazada, la calabaza, el calabacín y el zapallo se usan indistintamente. [5] Como regla general, las calabazas se tallan, los calabacines se cocinan y los zapallos se usan de decoración. [6] Teniendo esto en consideración, puede que te preguntes por qué tenemos tantos dulces de calabaza cada otoño. Bueno, la verdad es que nuestras tradicionales empanadas y otros platos sabrosos de “calabaza”, en realidad, están hechas con calabacín. [7] El helado de calabaza, los lattes de calabaza, las galletas de calabaza, la calabaza enlatada, en realidad, contienen calabacín.

No te desesperes, es sólo un capricho de la taxonomía. Generalmente, las delicias de calabaza de otoño se preparan usando calabacín de invierno que se asemeja a las calabazas de tallar, simplemente, no están clasificados oficialmente como calabazas. Las calabazas “oficiales” no se comen porque son acuosas y fibrosas, y no tienen un sabor tan bueno. El calabacín de invierno es más pequeño, más suave y más dulce que su primo la calabaza. Si crees que estás confundido, no te preocupes, incluso la FDA tiene problemas para decidir si lo que tú comes es una calabaza o un calabacín. [8]

¿Qué capricho de calabaza (o calabacín) tienes ganas de probar cada vez que llega el otoño? ¡Deja un comentario y dínoslo!

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DCBCN, DABFM

Referencias (8)
  1. Center, UMass. Kabocha. 2016. Web. 17 Oct. 2016.
  2. Morgan, Wendy, and David Midmore. Kabocha and Japanese Pumpkin in Australia A Report for the Rural Industries Research and Development Corporation. 2005. Web. 17 Oct. 2016.
  3. Gallary, Christine. Why You Should Be Eating Kabocha squash, Pumpkin’s Sweeter Cousin — ingredient intelligence. The Kitchn, 22 Oct. 2014. Web. 17 Oct. 2016.
  4. “Kabocha squash: Nutrition . Selection . Storage – fruits & Veggies more matters.” Fruits & Veggies More Matters, 2008. Web. 17 Oct. 2016.
  5. Ferriol, María, and Belén Picó. “Pumpkin and Winter Squash.” Handbook of Plant Breeding. N.p.: Springer Science + Business Media, n.d. 317–349. Web.
  6. “Pumpkin.” Texas AgriLife Extension. Aggie horticulture. n.d. Web. 17 Oct. 2016.
  7. Crist, Emma. I Just Found Out Canned Pumpkin Isn’t Pumpkin At All, And My Whole Life Is Basically a Lie. Food & Wine, 23 Sept. 2016. Web. 17 Oct. 2016.
  8. Sevier, Joe. Canned pumpkin: It’s not what you think. Epicurious, 9 Sept. 2016. Web. 17 Oct. 2016.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad