Cálculos Renales y Embarazo: Qué Debemos Saber

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en
calculos renales y embarazo

Las piedras de riñón o cálculos renales afectan tanto a la madre como al feto, con efectos negativos sobre la salud, el desarrollo y el parto. Ahora bien, estar embarazada no necesariamente incrementa las posibilidades de desarrollar piedras en el riñón, pero es importante tener en cuenta que el hecho de estar embarazada puede dificultar su cura… y toda mujer embarazada, o que quiera quedar embarazada, debe prestar especial atención a los hábitos que desalientan la formación de cálculos renales.

¿Por Qué las Mujeres Embarazadas Deben Prestar Atención a los Cálculos Renales?

Además de ser extremadamente dolorosos, los cálculos renales pueden afectar al feto y complicar el parto, a veces, incluso pueden causar un parto prematuro. Tratar los cálculos renales rápidamente es absolutamente vital para reducir drásticamente la probabilidad de un parto prematuro. [1]

¿Qué Causa los Cálculos Renales?

Hay muchos factores que contribuyen a los cálculos renales, incluyendo:

La Ingesta de Líquidos

Si no tomas suficiente agua, la orina se vuelve muy concentrada en nutrientes como calcio o fósforo, lo que aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar cálculos renales. [2]

Tus Genes

Los factores genéticos también juegan un papel en la formación de cálculos renales. Las familias que tienen una alta incidencia de hipercalciuria, una condición en la que una cantidad anormal de calcio es lixiviado a la orina, tendrán un mayor riesgo de desarrollar cálculos renales. [3]

Irritación del Intestino

Si la sensibilidad gastrointestinal es un problema para ti, toma nota. La inflamación crónica de los intestinos puede incrementar el riesgo de desarrollar cálculos renales, especialmente, durante el embarazo. [4]

Ingesta de Calcio

Las mujeres embarazadas suelen necesitar nutrientes adicionales, incluyendo calcio. El exceso de calcio, sin embargo, puede perjudicar a los riñones. Además, la absorción de calcio se incrementa durante el embarazo. Ambos factores pueden elevar el riesgo de desarrollar cálculos. [5]

Infecciones del Tracto Urinario

Los cambios anatómicos y fisiológicos durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de desarrollar piedras en el riñón en las mujeres. Las infecciones del tracto urinario crónicas y persistentes pueden ser un síntoma de cálculos renales. Las mujeres embarazadas que padecen infecciones urinarias deben mencionar y discutir el problema con su médico. [6]

¿Qué Hacer?

Para la mayoría de la gente, una piedra es una experiencia dolorosa; sin embargo, en torno a un 70-80% de los cálculos pasan espontáneamente sin intervención médica intensa. Si se requiere una intervención más seria, se pudiera considerar la cirugía o incluso requerirla.

Radiografías

Las radiografías son el método para determinar la presencia de piedras; Sin embargo, la mayoría de los profesionales médicos desaconsejan usarlas durante el embarazo. La radiación que emiten las máquinas de rayos X, pueden afectar el feto en desarrollo. [7] En la actualidad, hay muy poca investigación disponible para determinar los efectos exactos de radiación sobre la madre y el feto. Con los riesgos de la cirugía y la anestesia, por no mencionar el riesgo de exposición a la radiación, los enfoques mínimamente invasivos son, a menudo, el mejor curso de acción para las mujeres embarazadas. [8]

Ureteroscopia

La ureteroscopia consiste en colocar un tubo delgado en la uretra hasta el lugar de los cálculos renales para retirarlos del cuerpo. [9] Dado que la tasa de complicaciones por la ureteroscopia durante el embarazo es relativamente baja, no es de extrañar que los médicos se aficionen cada vez más a utilizar este método de extracción de los cálculos.[10]

Ondas de Choque

En la terapia de ondas de choque se utilizan ondas sonoras para apuntar y fragmentar las piedras, un tratamiento muy utilizado que es mínimamente invasivo. [11] Aunque es seguro para la mayoría de la gente, no está claro si se trata de una opción viable para las mujeres embarazadas.[12] Los efectos de las ondas de sonido en el desarrollo del feto implica un riesgo excesivo y la mayoría de los investigadores y expertos desaconsejan usarlo.[13]

Paciencia

Un tratamiento conservador como reposo en cama e hidratación puede ayudar a dejar que pase la piedra. Los medicamentos no son buenos durante el embarazo ya que la mayoría están contraindicados, dado que el uso de medicamentos puede interferir con la salud del feto. [14]

Prevención de Cálculos Renales

Obviamente, evitar los cálculos renales en la solución más idónea. Aunque no hay garantías, la mejor manera de prevenir los cálculos renales durante el embarazo es fomentando una función normal de los riñones manteniendo un peso saludable, manteniendo el cuerpo hidratado y comer alimentos que ayuden al riñón.

¿Has tenido problemas con piedras de riñón durante el embarazo? ¿Cómo las trataste? Deja un comentario abajo y ¡comparte tu experiencia con nosotros!

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DCBCN, DABFM

Referencias (14)
  1. Proia L, Lippa A, Valente A. Review on renal calculosis in pregnancy. Clinical Therapeutics. 1997 December;148(12):667-73.
  2. Carter MR, Green BR. Renal calculi: emergency department diagnosis and treatment. Emergency Medical Practice. 2011 July;13(7):1-17.
  3. Bushinsky DA, Asplin JR, Grynpas MD, Evan AP, Parker WR, Alexander KM, Coe Fl. Calcium oxalate stone formation in genetic hypercalciuric stone-forming rats. Kidney International. 2002 March;61(3):975-87.
  4. McConnell N, Campbell S, Gillanders I, Rolton H, Danesh B. Risk factors for developing renal stones in inflammatory bowel disease. BJU International. 2002 June;89(9):835-41.
  5. Leanne Kolnick, MD, Bryan D. Harris, MD, David P. Choma, MD, PhD, and Neesha N. Choma, MD, MPH. Hypercalcemia in Pregnancy: A Case of Milk-Alkali Syndrome. Journal of General Internal Medicine. August 2011; 26(8): 939-942.
  6. Marlow RA. Nephrolithiasis in pregnancy. American Family Physician. 1989 September;40(3):185-9.
  7. Buchholz NP, Biyabani R, Sulaiman MN, Talati J. Urolithiasis in pregnancy–a clinical challenge. European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology. 1998 September;80(1):25-9.
  8. Denstedt JD, Razvi H. Management of urinary calculi during pregnancy. The Journal of Urology. 1992 September;148(3 Pt 2):1072-4.
  9. Evans HJ, Wollin TA. The management of urinary calculi in pregnancy. Current Opinion in Urology. 2001 July;11(4):379-84.
  10. Semins MJ, Matlaga BR. Management of stone disease in pregnancy. Current Opinion in Urology. 2010 March;20(2):174-7. doi: 10.1097/MOU.0b013e3283353a4b.
  11. Monga M. Treating urinary tract stones: common questions about a common problem. Minnesota Medicine. 2010 August;93(8):36-8.
  12. Ackermann D, Merz V, Marth D, Zehntner C. Clinical experiences with extracorporeal shockwave lithotripsy. Swiss Medical Weekly. 1989 July 1;119(26):935-40.
  13. Asgari MA, Safarinejad MR, Hosseini SY, Dadkhah F. Extracorporeal shock wave lithotripsy of renal calculi during early pregnancy. BJU International. 1999 October;84(6):615-7.
  14. Maikranz P, Coe FL, Parks JH, Lindheimer MD. Nephrolithiasis and gestation. Baillière’s Clinical Obstetrics and Gynaecology. 1987 December;1(4):909-19.d

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad