Bienestar en Invierno: Cómo Mantenerse Sano en Invierno

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en
mantenerse sano en invierno

El invierno es una temporada festiva pero frenética. Es también el momento en que más personas se enferman. ¿Exactamente por qué esta época del año es más propensa a dolores y estornudos? Desde hace tiempo se sospecha que “agarrar frío” es la causa de las dolencias de invierno y, durante el mismo tiempo, esto mismo se ha descartado como parte del folclore.

¿Puedes Enfermarte por Culpa del Clima Frío?

Es cierto que la exposición al frío contrae los vasos sanguíneos y reduce el flujo sanguíneo. Posiblemente, esto podría debilitar el sistema inmunológico, ya que implica un menor número de glóbulos blancos protegiendo.[1] Sin embargo, en realidad, no es posible enfermarse por el frío por sí solo. Los culpables son las bacterias y los virus dañinos, aunque algunos son más fáciles de contraer y de que se expandan durante el clima frío y seco. [2] [3]

Sin embargo, el comportamiento humano es más culpable de la transmisión de enfermedades que el clima frío. El comportamiento humano hace que el resfriado común y la gripe se transmitan más fácilmente. Durante el invierno, viajamos en masa y permanecemos en el interior, en contacto cercano con nuestros amigos y familiares. Como resultado, las afecciones comunes del invierno como un resfriado, dolor de garganta, asma, norovirus, rigidez en las articulaciones, dolores fríos, piel seca, la gripe y las alergias de invierno son, simplemente, más fáciles de contraer. [4]

Afecciones Comunes en Invierno

Las dolencias estacionales son muchas y diversas. Veamos algunas de las más comunes, sus síntomas y sus causas.

Resfriado

El resfriado común afecta a millones de personas. De hecho, el adulto promedio se resfría, al menos, dos o tres veces al año. [5] Los resfriados son debidos a infecciones virales y el más común es el causado por los virus llamados rinovirus humanos, o HRV. [6] Dan lugar a infecciones del tracto respiratorio superior con síntomas como rinorrea, dolor de garganta, tos, dolores de cabeza o dolores en el cuerpo leves. [7]

Dolor de Garganta

Un dolor de garganta, algo que parece propio del invierno, a menudo, es una señal temprana de una infección respiratoria superior. [8]

Asma

El asma no es una enfermedad estacional pero el frío puede exacerbarlo, especialmente, una caída repentina de la temperatura (como cuando sales en pleno invierno). Además, un ataque de asma, que puede causar síntomas como tos, sibilancias y dificultad para respirar, [9] puede ser debido a otras enfermedades estacionales, como un resfriado o una gripe. [10]

Norovirus

El norovirus es una enfermedad gastrointestinal contagiosa que puede causar náuseas, vómitos explosivos y heces acuosas. Es especialmente problemática en edificios densamente poblados, como escuelas, hospitales, residencias de ancianos y cruceros. Tocar superficies contaminadas (como contadores o los pomos de las puertas), comer alimentos que han sido manipulados por una persona infectada o incluso, la inhalación de partículas virales, pueden transmitir el virus. [11]

Articulaciones Adoloridas

La relación entre el dolor o rigidez en las articulaciones y el clima frío es extraña. Parece contradictorio que el clima frío pueda exacerbar la inflamación, pero una caída repentina de la temperatura suele ir precedida por una caída en la presión barométrica. Las personas con articulaciones inflamadas son más sensibles a los cambios en la presión atmosférica y, como resultado, pueden sentir más dolor en las áreas lesionadas. Cuando cae la presión atmosférica, las articulaciones inflamadas tienen menos presión, lo cual previene que el tejido se hinche aún más, causando más dolor. La rigidez en las articulaciones también puede doler más en invierno porque la gente es más sedentaria cuando hace frío en el exterior. [12]

Herpes Labial

El herpes labial es debido al altamente contagioso virus HSV-1. El virus permanece latente en las células nerviosas del cuerpo hasta que se activa. Muchos factores, incluyendo el estrés o un sistema inmune comprometido, pueden desencadenar un brote. Para prevenir la transmisión a otras personas o partes del cuerpo, evita tocar el herpes labial, no compartas alimentos o utensilios y lávate las manos con frecuencia. [13]

Piel Seca

En muchos lugares, la humedad desciende durante el invierno; menos humedad en el aire puede desencadenar en una piel seca. No utilices jabones fuertes y secos, ni te bañes en agua demasiado caliente ya que ambas cosas pueden secar la piel. Mantén la piel hidratada aplicando una loción en abundancia después de la ducha. También puedes invertir en un humidificador para tu dormitorio.

La Gripe

Los síntomas de la gripe y del resfriado son similares, pero los síntomas de la gripe son más graves e incluyen fiebre, escalofríos, dolores en el cuerpo. Si empeora, la gripe puede conllevar problemas de salud más graves como la neumonía; incluso puede llegar a ser peligrosamente mortal. [14] Es importante tener especial cuidado ya que se puede contraer la gripe desde hasta 6 pies de distancia en la transmisión por inhalación por micro-gotas respiratorias. Las personas infectadas son contagiosas durante un día antes del inicio de los síntomas y hasta 7 días después del inicio. [15]

Si te enfermas, quédate en casa. [16] https://www.cdc.gov/flu/protect/covercough.htm Mantente hidratado, descansa mucho y recupérate, no transmitas la enfermedad por tu lugar de trabajo. No estás en tu mejor momento cuando estás enfermo y puedes dificultar la productividad [17] (http://www.cdcfoundation.org/businesspulse/flu-prevention-infographic) todavía más haciendo que tus compañeros de trabajo se enfermen.

Alergias de Invierno

Para muchas personas, el invierno significa pasar más tiempo en casa… con las esporas de moho, la caspa de mascotas, los productos químicos de limpieza y los ácaros del polvo. Teniendo en cuenta que la mayoría de los hogares están sellados y que la ventilación es deficiente, no es de extrañar que las alergias broten durante los meses de invierno. [18]

Cómo Evitar Enfermarse

La prevención es la mejor estrategia para evitar los virus de invierno. Los siguientes son consejos para protegerte a ti mismo y mantener tu sistema inmune fuerte.

1. Sigue una Dieta Saludable

Comer mal puede afectar significativamente tu salud al cambiar la composición de tu microbioma intestinal, dejándole abierta la puerta abierta a un ataque de bacterias patógenas. Por el contrario, el consumo de las bacterias de ácido láctico que se encuentran naturalmente en los alimentos crudos como frutas y verduras apoya la salud del intestino.[19] Los probióticos, como los lactobacilos, protegen de las infecciones del tracto respiratorio superior. [20] [21]

Muchos de los alimentos tradicionales de comida casera y de temporada son azucarados y con poco valor nutricional. Los estudios demuestran que el consumo de glucosa concentrada y sin antioxidantes provoca estrés oxidativo en la sangre [22] y provoca un estado pro-oxidantivo, [23] poniendo en peligro tus defensas inmunitarias. [24] Lucha contra este efecto consumiendo un montón de hojas verdes, frijoles y cítricos.

2. Haz Ejercicio y Mantente Activo

Cuando hace frío y los días son cortos, hacer ejercicio puede que sea lo último que quieres hacer, pero el ejercicio apoya el sistema inmunológico y puede realmente prevenir que te enfermes. El ejercicio aeróbico ayuda a que circulen los glóbulos blancos por todo el cuerpo para que puedan encontrar y luchar contra microbios nocivos. El ejercicio reduce las hormonas del estrés [25] y combate el trastorno afectivo estacional. [26]

3. Controla Tu Estrés

El estrés es inevitable y el estrés ocasional es realmente bueno para ti. [27] Pero, el estrés prolongado debilita el sistema inmune. [28] Uno de los muchos efectos del estrés es un timo encogido y atrofiado. El timo es un órgano pequeño en el sistema linfático que fabrica las células inmunes llamadas células T [29], que son células inmunes muy especializadas que atacan tipos y cepas de microbios específicos, como los virus.

Gestiona tus niveles de estrés y mitiga tu estrés reforzando tu sistema inmunológico. Durante las vacaciones, dedícate tiempo a ti mismo y evita demasiados compromisos sociales. Es difícil de decir “no” a veces, pero es esencial para preservar tus defensas inmunitarias.

4. Duerme Bien

La falta de sueño afecta el sistema inmunológico y la falta de sueño constante hace que el cuerpo entre en un estado pro-inflamatorio – en tan sólo 8 días. [30] Dado que las células inmunes son más activas durante el ciclo del sueño, el sueño reparador es esencial. Si sientes que te estás enfermando, descansa un poco – eso refuerza la respuesta inmune contra los patógenos dañinos. [31]

5. Lávate las Manos

Lavarse las manos con regularidad es una de las mejores maneras de prevenir infecciones. Las superficies de uso común como los pasamanos, picaportes y botones de los ascensores son conductos para los patógenos. Luego, nos infectamos a nosotros mismos cuando nos tocamos la cara. [32] La mayoría de la gente se toca su cara una media de 4 veces en una hora, y tocan superficies compartidas alrededor de 3 veces por hora. Lávate siempre las manos después de tocar superficies comunes. [33]

6. Protege Tu Piel

La piel puede ser especialmente sensible a las temperaturas extremas. Bañarse y ducharse en agua caliente puede hacer que la piel se seque más, incluso que se vuelva propensa a agrietarse. [34] El aire seco y frío también causa estragos en la piel. [35] Una solución es la aplicación de lociones de cuidado de la piel orgánicas inmediatamente después de salir de la ducha.

7. Haz Gárgaras

Una forma de evitar que te enfermes es haciendo gárgaras. A pesar de que es ideal para calmar un dolor de garganta, resulta que las gárgaras de agua salada (o simplemente agua) son una manera eficaz de prevenir las infecciones del tracto respiratorio superior. [36] Incluso puedes probar de hacer gárgaras de té verde. De acuerdo con un estudio, hacer gárgaras con el té verde es aún más eficaz que el agua del grifo en la prevención de la fiebre en los niños. [37]

8. Mantente Abrigado

La exposición a clima frío causa vasoconstricción, por lo que es importante vestirse apropiadamente para el clima. Esto ayuda a mantener las defensas inmunes en tus vías aéreas fuertes y bien provistas de células blancas. Mantener tu temperatura corporal en un rango normal hará que estar al aire libre sea más agradable.

9. ¿Debo Vacunarme Contra la Gripe?

La decisión de si vacunarse o no contra la gripe es controvertida, pero personal. Todo el mundo debe tener en cuenta toda la información y los riesgos y decidir por sí mismos. Busca un proveedor médico objetivo y de confianza que esté dispuesto a tener una conversación honesta. Lee y entiende las advertencias que acompañan a la vacuna contra la gripe que estés considerando. Entiende que la vacuna contra la gripe no es un escudo mágico y no te protegerá contra otra cosa que no sean las cepas de la gripe específicas e, incluso entonces, su acción puede tardar hasta dos semanas en desarrollarse. [38] (http://www.cdc.gov /flu/about/qa/misconceptions.htm) Cada cuerpo es diferente, todavía puedes enfermarte debido a las cepas de gripe presentes en la vacuna, ya que la efectividad puede variar de persona a persona. [39] (http://www.cdc.gov/flu/about/qa/vaccineeffect.htm)

10. Suplementos Nutricionales

Una buena nutrición es la base de una buena salud. Si no obtienes el espectro completo de nutrientes que tu cuerpo requiere, los suplementos nutricionales pueden ayudar a llenar estos vacíos y apoyar un sistema inmune fuerte. Yo personalmente recomiendo Oregatrex™ y Floratrex™. Los aceites esenciales de Oregatrex™ ayudan a proteger contra los organismos nocivos y actúan como poderosos antioxidantes. Floratrex cuenta con 23 cepas diferentes de probióticos que fortalecen tu entorno intestino y hacen que sea más difícil para los organismos invasores de afianzarse.

Ten estos consejos en cuenta para mantener tu sistema inmune fuerte este invierno. ¡Disfruta de unas festividades felices y saludables!

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DCBCN, DABFM

Referencias (38)
  1. Eccles, R. Acute Cooling of the Body Surface and the Common Cold*. Cardiff University, United Kingdom: n.p., 2002. Web. 21 Nov. 2016.
  2. “Flu Virus Fortified In Colder Weather.” National Institutes of HEALTH. National Institutes of Health (NIH), 30 Mar. 2016. WEB. 21 Nov. 2016.
  3. Becker, R A, Carl Zimmer, and Allison Eck. “Scientists Finally Prove Why Cold Weather Makes You Sick.” PBS. NOVA Next, 12 Jan. 2015. Web. 21 Nov. 2016.
  4. Choices, NHS. 10 winter illnesses. Department of Health, 30 Sept. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  5. CDC. “Common Colds: Protect Yourself and Others.” Centers for Disease Control. CDC, 8 Feb. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  6. Ikäheimo, Tiina M, et al. “A Decrease in Temperature and Humidity Precedes Human Rhinovirus Infections in a Cold Climate.” Viruses 8.9 (2016): 244. Web. 21 Nov. 2016.
  7. CDC. “Common Cold and Runny Nose.” Centers for Disease Control. CDC, 16 Mar. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  8. “Understanding the symptoms of the common cold and influenza.” The Lancet: Infectious Diseases. Nov. 2005. Web. 21 Nov. 2016.
  9. “Asthma.” Medline Plus M. 1 Nov. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  10. CDC. “Common Asthma Triggers.” Centers for Disease Control. CDC, 20 Aug. 2012. Web. 21 Nov. 2016.
  11. “Norovirus.” National Health Institute. Department of Health, 30 Sept. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  12. “Weather Related Arthritis Symptoms: Medical Fact or Fiction?” N.p.: University of South Carolina School of Medicine, 2010. Web. 21 Nov. 2016.
  13. “Cold and Canker Sores.” University of Michigan. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  14. CDC. “Cold Versus Flu.” Centers for Disease Control. CDC, 11 Aug. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  15. “How Flu Spreads.” Centers of Disease Control. CDC, 12 Sept. 2013. Web. 21 Nov. 2016.
  16. “Cover your cough.” Centers for Disease Control and Prevention. CDC, 14 Aug. 2015. Web. 21 Nov. 2016.
  17. “CDC Flu Infographic.” CDC Foundation. 1962. Web. 21 Nov. 2016.
  18. “Ten Tips to Tackle Winter Allergies - Columbia University Medical Center.” Columbia University: Public Health. Columbia University Medical Center, 6 Dec. 2013. Web. 21 Nov. 2016.
  19. Vitali, B, et al. “Novel Probiotic Candidates for Humans Isolated from Raw Fruits and Vegetables.” Food microbiology. 31.1 (2012): 116–25. Web. 21 Nov. 2016.
  20. Hao, Q, et al. “Probiotics for Preventing Acute Upper Respiratory Tract Infections.” The Cochrane database of systematic reviews. (2011): n.pag. Web. 21 Nov. 2016.
  21. Berggren, A, et al. “Randomised, Double-Blind and Placebo-Controlled Study Using New Probiotic Lactobacilli for Strengthening the Body Immune Defence Against Viral Infections.” European Journal of Nutrition 50.3 (2010): 203–10. Web. 21 Nov. 2016.
  22. Mohanty, P, et al. “Glucose Challenge Stimulates Reactive Oxygen Species (ROS) Generation by Leucocytes.” The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 85.8 (2000): 2970–3. Web. 21 Nov. 2016.
  23. Prior, RL, et al. “Plasma Antioxidant Capacity Changes Following a Meal as a Measure of the Ability of a Food to Alter in Vivo Antioxidant Status.” Journal of the American College of Nutrition. 26.2 (2007): 170–81. Web. 21 Nov. 2016.
  24. Evans, Patricia, Barry Halliwell, and National. “Micronutrients: Oxidant/antioxidant Status.” British Journal of Nutrition 85.S2 (2001): 67–74. Web. 21 Nov. 2016.
  25. “Exercise and immunity.” Medline Plus. 1 Nov. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  26. “Seasonal Affective disorder.” Medline Plus. National Library of Medicine, 12 Oct. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  27. “Stress.” Medline Plus. National Library of Medicine, 15 Nov. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  28. Segerstrom, Suzanne C., and Gregory E. Miller. “Psychological Stress and the Human Immune System: A Meta-Analytic Study of 30 Years of Inquiry.” Psychological Bulletin 130.4 (2004): 601–603. Web. 21 Nov. 2016.
  29. Herman, James P. “Neural Control of Chronic Stress Adaptation.” Frontiers in Behavioral Neuroscience 7. (2013): n.pag. Web.
  30. Besedovsky, Luciana, Tanja Lange, and Jan Born. “Sleep and Immune Function.” 463.1 (2011): 121–137. Web. 21 Nov. 2016.
  31. “Sleep and Immune Function.” Pflugers Archive 463.1 (2011): 121–137. Web. 21 Nov. 2016.
  32. “When & How to Wash Your Hands.” Centers for Disease Control. CDC, 4 Sept. 2015. Web. 21 Nov. 2016.
  33. Rowan, Karen. “Stop Touching Yourself, Flu Researchers Say.” LiveScience. 28 Nov. 2012. Web. 21 Nov. 2016.
  34. “Dry skin—self care.” Medline Plus. 2015. Web. 21 Nov. 2016.
  35. Brebner, D. F., D. McK. Kerslake, and J. L. Waddell. “The Diffusion of Water Vapour Through Human Skin.” The Journal of Physiology 132.1 (1956): 225–231. Web.
  36. Satomura, K, et al. “Prevention of Upper Respiratory Tract Infections by Gargling: A Randomized Trial.” American Journal of Preventative Medicine 29.4 (2005): 302–307. Web. 21 Nov. 2016.
  37. Noda, T, et al. “Gargling for Oral Hygiene and the Development of Fever in Childhood: A Population Study in Japan.” Journal of epidemiology. 22.1 (2011): 45–9. Web,. 21 Nov. 2016.
  38. “Misconceptions about Seasonal Flu and Flu Vaccines.”Centers for Disease Control and Prevention. CDC, 17 Nov. 2016. Web. 21 Nov. 2016.
  39. “Vaccine effectiveness - how well does the flu vaccine work? Questions & answers.” Centers for Disease Control and Prevention. CDC, 17 Nov. 2016. Web. 21 Nov. 2016.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad