La Mejor Dieta para Mantener los Niveles de Tiroides Saludables

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el
pescado, hierbas y hortalizas en la mesa

Mantener unos niveles hormonales saludables puede resultar un reto, pero es posible. Llevar una dieta que apoye la tiroides es una buena manera para comenzar. Debe proporcionar ciertos nutrientes, como yodo y selenio que, naturalmente, apoyen la salud normal de la tiroides. Además, es importante tener en cuenta otros tipos de alimentos que pueden interferir con el equilibrio hormonal y la función tiroidea. Vamos a echar un vistazo más de cerca a cómo puedes utilizar el poder de la nutrición para apoyar tu tiroides y fomentar un equilibrio hormonal normal.

¿Qué Es el Hipotiroidismo?

Cuando la tiroides funciona normalmente, produce hormonas de regulación del metabolismo, las T3 y T4. Cuando no está funcionando normalmente, puede ser debido a un trastorno de la tiroides. Los trastornos de la tiroides, por lo general, se deben a que está demasiado activa o inactiva. El hipotiroidismo es cuando la tiroides está poco activa y no sintetiza suficiente hormona tiroidea. Aparte de hacerte sentir un malestar general, puede producir otros síntomas como sensibilidad al frío, piel seca, fatiga, calambres musculares, estreñimiento, depresión y cambios en la voz. [1] El hipotiroidismo es relativamente común en la mediana edad y en los adultos mayores; de acuerdo con algunas estimaciones, afecta hasta el 20% de las mujeres mayores de 60 años [2] Es común que las personas afectadas tengan niveles bajos de energía, un metabolismo lento y dificultad para mantener un peso corporal deseable. [1] [3]

Beneficios Saludables de Seguir una Dieta para la Tiroides

La dieta tiene un tremendo impacto en la salud y la función tiroidea. Algunos alimentos proporcionan los nutrientes que necesita la tiroides. Otros tipos de alimentos pueden alterar la función de la tiroides. Es importante consumir suficiente de los primeros y menos de los últimos. Del mismo modo que no puedes ignorar el efecto que tus hábitos dietéticos en tu cintura, no puedes ignorar el efecto de la nutrición, tanto si ayuda como si dificulta, a la tiroides. Si no estás seguro del estado de tu tiroides, un doctor puede realizar un análisis de sangre para determinarlo. Las personas que experimentan problemas de tiroides deben hacerse la prueba cada cinco años, a partir de los treinta y cinco años de edad. [4]

Vitaminas y Minerales Esenciales para la Salud de la Tiroides

La función normal de la tiroides y la producción de hormonas tienen lugar cuando la tiroides está saludable y obtiene la nutrición adecuada. El yodo, el hierro, el selenio y el zinc son especialmente importantes para la tiroides. Es una buena idea evaluar tu ingesta nutricional y determinar si estás obteniendo suficiente de cada uno.

La deficiencia de yodo es un factor común que contribuye al hipotiroidismo [1] y, como problema global, afecta a unos dos mil millones de personas. [5] El yodo es un componente esencial para la síntesis de la hormona tiroidea y, de hecho, se convierte en una parte de la hormona de la tiroides en sí. [6] Es imposible que tiroides produzca hormonas sin yodo. Una dieta sana y equilibrada, especialmente una que incluya alimentos que sean una buena fuente de yodo, debe generar la mínima cantidad de yodo que tu cuerpo necesita, que es de 150 microgramos al día (en el otro extremo, sobrepasar los 400 microgramos de yodo al día puede producir resultados negativos). Si tu dieta no proporciona suficiente yodo, un suplemento de yodo puede ayudar a cerrar la brecha entre tu ingesta y tus necesidades.

El selenio es el segundo mineral más importante para la producción de la hormona tiroidea. De hecho, gramo por gramo, la glándula tiroides tiene la mayor concentración de selenio en el cuerpo. Como el yodo, el selenio también se convierte en una parte de las hormonas tiroideas. [7] El selenio es también un componente de las proteínas conocidas como selenoproteínas, que actúan como antioxidantes para ayudar a proteger la glándula tiroides del estrés oxidativo. [8]

No es posible hablar de la salud de la tiroides sin tener en cuenta la importancia de la vitamina B-12. En un estudio, el 40% de las personas que sufrían de hipotiroidismo también tenía una deficiencia de vitamina B-12. Un suplemento de vitamina B-12 puede ayudar a las personas que tienen deficiencia de B-12 o sufren de hipotiroidismo. [11] Los alimentos que son ricos en vitamina B-12, aunque sean pocos y, a menudo, no sean aptos para veganos, son una manera de consumir la vitamina B-12. Una vez más, la suplementación puede ser algo a considerar si tu dieta no proporciona suficiente B-12.

Existen otros oligoelementos que contribuyen a la salud de la tiroides; el zinc y el hierro son especialmente dignos de mención. El zinc es un componente crucial de los receptores de hormonas tiroideas que ayudan a regular el metabolismo y el ritmo cardíaco. [10] El hierro aumenta la eficacia de yodo. [9] Llevar una dieta sana y equilibrada que proporcione un espectro completo de todos los nutrientes que tu cuerpo necesita es una buena estrategia para apoyar la salud de la tiroides.

Alimentos que Ayudan a Mantener los Niveles de Tiroides Saludables

Las algas son una excelente fuente de yodo y han sido consideradas como uno de los alimentos más beneficiosos para la salud de la tiroides. [12] Lo creas o no, no todas las algas son iguales; existen variedades y especialidades. Generalmente, el wakame y el nori se pueden encontrar en la sección internacional de cualquier tienda de comestibles. El wakame son las deliciosas algas verdes que ves que flotan en la sopa de miso. Si alguna vez has probado los rollos de sushi, el nori es la hoja de color verde oscuro que cubre los ingredientes. El kelp y el kombu, otras dos variedades que se utilizan para dar sabor al caldo. Si eres un consumidor habitual de algas o tienes ganas de probar cosas nuevas, prueba una ensalada de algas marinas con kelp. Pero, cuidado, ¡ya que se puede tratar de un gusto adquirido!

Las frutas y verduras pueden proporcionar yodo, pero su contenido varía considerablemente dependiendo del contenido de nutrientes y la región geográfica del suelo. [12] Los alimentos ricos en antioxidantes como los vegetales de hojas verdes y las bayas pueden proteger contra el estrés oxidativo. [13] Mientras que consumir demasiado yodo puede ser un problema, es prácticamente imposible ingerir demasiado yodo de los alimentos. [14]

Muchos alimentos son ricos en selenio. Las nueces del Brasil, los frijoles pintos y los champiñones son sólo unos pocos. Seis nueces del Brasil proporcionan un 774% de tus necesidades diarias de selenio. [15] Comiendo sólo unas pocas todos los días obtendrás más que suficiente selenio. La intoxicación por selenio es posible con dosis altas. Tanto si obtienes el selenio de los alimentos como de los suplementos, lo mejor es permanecer dentro de las directrices dietéticas. [16]

Varios cereales y la leche de frutos secos, como de almendra o cáñamo, están fortificados con vitamina B-12. Otras fuentes de B-12 son las carnes, los productos lácteos y los huevos, pero ten cuidado, ya que estos alimentos también fomentan la inflamación.[17] [18] La inflamación suele acompañar a los trastornos de la tiroides. [19] De hecho, la inflamación puede causar hipotiroidismo. [20]

Hierbas Que Apoyan la Salud de la Tiroides

Las hierbas que apoyan la tiroides incluyen los cóleos (Coleus forskohlii), el guggul (Commiphora) y el sargazo vejigoso (Fucus vesiculosus). [28] Lo mejor es hablar con tu médico antes de consumir estas hierbas, ya que pueden interferir con ciertos medicamentos.

Alimentos que Debes Evitar en una Dieta para la Tiroides

Algunos alimentos, como las verduras crucíferas, pueden funcionar en contra de la tiroides. Cuando el cuerpo metaboliza los glucosinolatos que se encuentran en las verduras como el brócoli y la col, se producen compuestos de goitrina. La goitrina interfiere con la síntesis de la hormona tiroidea. [21] Las verduras crucíferas contienen glucosinolatos indólicos que, cuando se metaboliza, producen un producto que atrapa yodo dietético. Esto puede dar lugar a una deficiencia de yodo, incluso si se consumen suficiente yodo. [22]

La soja es un alimento bociógeno. Las fuentes más comunes son el tofu, la salsa de soja y la leche de soja. La isoflavona principal de la soja, la genisteína, desactiva la peroxidasa humana de la tiroides (TPO), una enzima, e interfiere con la síntesis de T3 y T4. Sin embargo, debe haber una deficiencia de yodo pre-existente para que este efecto disminuya significativamente la producción de la hormona tiroidea. [23] Los adultos mayores, especialmente las mujeres, deben evitar los productos de soya si tienen una deficiencia de yodo.

Las personas que toman la hormona T4 sintética, L-T4, deberían evitar el café, ya que interfiere con su absorción. Si no puedes dejar el café, lo mejor es evitar el café al menos una hora antes o después de tomar la medicación de la hormona tiroidea sintética. [24] La cafeína no es el culpable, [25] por lo que puedes cambiar tu café de la mañana por un té y evitar el compuesto del café que se une a L-T4.

El alcohol es extremadamente tóxico para las células tiroideas y es horrible para la salud de la tiroides. Suprime la función de la tiroides [26] y afecta los niveles de T3. [27] Claramente, las personas que sufren de niveles bajos de la hormona tiroidea deben evitar el alcohol a toda costa.

Una Dieta para la Tiroides es Esencial para el Funcionamiento Saludable de la Tiroides

Ya sea que estés intentando estimular una tiroides inactiva o simplemente quieras estar pendiente de la salud de tu tiroides, seguir una dieta adecuada es clave para ayudar a gestionar las frustraciones como una mala calidad del sueño o el aumento de peso. [28]

Lo ideal sería que la mayoría de la gente fuera capaz de obtener todas las vitaminas y minerales que necesitan sólo de la dieta. Sin embargo, si tu dieta no es equilibrada o no proporciona consistentemente el espectro completo de nutrientes que tu cuerpo requiere, la suplementación puede ser la clave. Si eres una de esas personas, recomiendo el Thyroid Health Kit™. Está especialmente formulado para nutrir tu glándula tiroides y contiene los tres mejores suplementos para mantener una tiroides sana: yodo naciente, selenio [9] y vitamina B-12.

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DCBCN, DABFM

Referencias (28)
  1. Garber, Jeffrey R., et al. “Clinical Practice Guidelines for Hypothyroidism in Adults: Cosponsored by the American Association of Clinical Endocrinologists and the American Thyroid Association.” Thyroid 22.12 (2012): 1200–1235. Web. 16 Aug. 2016.
  2. Surks, Martin I, et al. “Subclinical Thyroid Disease.” JAMA 291.2 (2004): 228–238. Web. 16 Aug. 2016.
  3. “Pregnancy and thyroid disease.” 29 July 2016. Web. 16 Aug. 2016.
  4. Ladenson, Paul W, et al. “American Thyroid Association Guidelines for Detection of Thyroid Dysfunction.” Archives of Internal Medicine 160.11 (2000): 1573–1575. Web. 16 Aug. 2016.
  5. Zimmermann, Michael B, Pieter L Jooste, and Chandrakant S Pandav. “Iodine-Deficiency Disorders.” 372.9645 (2016): 1251–1262. Web. 16 Aug. 2016.
  6. Arthur, John R, and Geoffrey J Beckett. “Thyroid Function.” British Medical Bulletin 55.3 (1999): 658–668. Web. 16 Aug. 2016.
  7. Köhrle, Josef. “The Trace Element Selenium and the Thyroid Gland.” Biochimie 81.5 (1999): 527–533. Web. 16 Aug. 2016.
  8. Köhrle, Josef, and Roland Gärtner. “Selenium and Thyroid.” Best Practice & Research Clinical Endocrinology & Metabolism 23.6 (2009): 815–827. Web. 16 Aug. 2016.
  9. Zimmermann, MB, and J Köhrle. “The Impact of Iron and Selenium Deficiencies on Iodine and Thyroid Metabolism: Biochemistry and Relevance to Public Health.” Thyroid : official journal of the American Thyroid Association. 12.10 (2002): 867–78. Web. 16 Aug. 2016.
  10. Olivieri, Oliviero, et al. “Selenium, Zinc, and Thyroid Hormones in Healthy Subjects.” Biological Trace Element Research 51.1 (1996): 31–41. Web.
  11. Jabbar, A, et al. “Vitamin B12 Deficiency Common in Primary Hypothyroidism.” JPMA. The Journal of the Pakistan Medical Association. 58.5 (2008): 258–61. Web. 16 Aug. 2016.
  12. “Office of dietary supplements – iodine.” 24 June 2011. Web. 16 Aug. 2016.
  13. Publications, Harvard Health. Foods that fight inflammation – Harvard health. Harvard Health, 5 Apr. 2016. Web. 16 Aug. 2016.
  14. Heller, Jacob L, et al. Iodine poisoning: MedlinePlus medical encyclopedia. 23 Jan. 2015. Web. 24 Aug. 2016.
  15. Nast, Condé. Nuts, brazil nuts, dried, unblanched nutrition facts & calories. 2014. Web. 16 Aug. 2016.
  16. MacFarquhar, Jennifer K., et al. “Acute Selenium Toxicity Associated with a Dietary Supplement.” 170.3 (2010): n.pag. Web. 24 Aug. 2016.
  17. D, Michael Greger M. How does meat cause inflammation? NutritionFacts.org, 30 Aug. 2014. Web. 16 Aug. 2016.
  18. URIBARRI, JAIME, et al. “Advanced Glycation End Products in Foods and a Practical Guide to Their Reduction in the Diet.” 110.6 (n.d.): n.pag. Web. 16 Aug. 2016.
  19. A, 2013. Thyroiditis. University of Maryland Medical Center, 1997. Web. 16 Aug. 2016.
  20. “Hypothyroidism.” 29 July 2016. Web. 16 Aug. 2016.
  21. State, Oregon. Cruciferous vegetables. 2016. Web. 16 Aug. 2016.
  22. Truong, Thérèse, et al. “Role of Dietary Iodine and Cruciferous Vegetables in Thyroid Cancer: A Countrywide Case–control Study in New Caledonia.” Cancer Causes & Control 21.8 (2010): 1183–1192. Web.
  23. Doerge, Daniel R, and Daniel M Sheehan. “Goitrogenic and Estrogenic Activity of Soy Isoflavones.” 110.Suppl 3 (2002): n.pag. Web. 16 Aug. 2016.
  24. “Goitrogenic and Estrogenic Activity of Soy Isoflavones.” 110.Suppl 3 (2002): n.pag. Web. 16 Aug. 2016.
  25. Wegrzyn, Nicole M. “Malabsorption of L-T4 Due to Drip Coffee: A Case Report Using Predictors of Causation.” Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics 116.7 (1076): 1073–1075. Web. 16 Aug. 2016.
  26. Balhara, Yatan Pal Singh, and Koushik Sinha Deb. “Impact of Alcohol Use on Thyroid Function.” 17.4 (2013): n.pag. Web. 16 Aug. 2016.
  27. Kelly, GS. “Peripheral Metabolism of Thyroid Hormones: A Review.” Alternative medicine review : a journal of clinical therapeutic. 5.4 (2000): 306–33. Web. 16 Aug. 2016.
  28. A, 2013. Hypothyroidism. University of Maryland Medical Center, 1997. Web. 16 Aug. 2016.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad