La Relación Entre el Consumo de Carne y el Cáncer

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en
carne y el cancer

Una de las filosofías centrales del Global Healing Center es la adhesión a una dieta cruda, orgánica y vegana. Es también una de las más controvertidas.

Hay muchas razones para adoptar una dieta vegana, como las creencias religiosas, el deseo de no dañar a los animales o, simplemente, para cuidar la salud. Mientras que en el Global Healing Center amamos a nuestros amigos los animales, la razón para fomentar este estilo de vida se debe a los beneficios para la salud. Uno de los mayores beneficios para la salud de una dieta vegana es la disminución del riesgo de muchos tipos de cáncer.

La Carne Es Cancerígena

Existe una fuerte relación, bien documentada y bien establecida, entre el consumo de productos animales y muchos tipos de cáncer. Un estudio nutricional exhaustivo en el cual participaron más de medio millón de personas concluyó que los que comen grandes cantidades de carne, especialmente carne roja y procesada, se enfrentan a un riesgo significativamente mayor de cáncer.[1]

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la carne procesada es un carcinógeno y la carne roja es “probablemente cancerígena.”[2] Antes de que piense que esto es ciencia alternativa o una nueva teoría, tenga en cuenta que la Sociedad Americana del Cáncer recomienda limitar el consumo de carne roja y procesada y otras fuentes de proteína rica en grasas, incluyendo el pollo.[3]

El riesgo de padecer cáncer por una dieta alta en proteínas animales (más del 20% de las calorías totales) se considera ahora que está a la par con el tabaquismo. Como era de esperar, una dieta alta en proteína vegetal no muestra tal efecto. Esto podría ser porque la proteína de origen vegetal no estimula las hormonas de crecimiento, como el IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina), como lo hace la proteína animal.[4]

El IGF-1 en la Carne Asiste en el Crecimiento Tumoral

El IGF-1 es un factor de crecimiento que fomenta la división celular en el cuerpo, lo cual algo muy bueno si es un niño en crecimiento. En los adultos, sin embargo, el exceso de IGF-1 en el cuerpo puede fomentar el crecimiento de tumores. Cuánto mayores sean los niveles de esta hormona, mayor es el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer. El IGF-1 ayuda a transformar las células normales en células cancerosas inhibiendo la muerte celular normal y estimulando la división celular. [4] [5] Estas células corrompidas se metastatizan a otras áreas del cuerpo.[6]

Por supuesto, hay otros factores que estimulan el cáncer en el cuerpo. La metionina, un aminoácido que se encuentra principalmente en los productos animales, fomenta el crecimiento de tumores y cáncer.[7] Sin embargo, no es solamente la proteína animal la que eleva el riesgo de cáncer.

La Grasa Saturada Aumenta el Riesgo de Cáncer

El consumo de grasas saturadas de fuentes animales contribuye a varios tipos comunes de cáncer y disminuye la probabilidad de sobrevivir a un diagnóstico de cáncer.[8] El cáncer de páncreas, próstata, mama y colorrectal muestran la correlación más fuerte con el consumo de grasas saturadas.[9]

  • La grasa saturada se encuentra en los productos lácteos y la carne roja aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas. [10] [11] [12]
  • Una dieta alta en grasas saturadas de los alimentos como la carne y el queso está relacionada con un cáncer de próstata agresivo.[13]
  • El riesgo de cáncer de mama y su mortalidad aumentan con la carne roja y el consumo de productos lácteos.[14] Las tasas de supervivencia bajan de forma significativa con una ingesta alta de grasas saturadas después de un diagnóstico de cáncer de mama. De manera alarmante, el consumo de productos de origen animal en la adolescencia parece predecir años de riesgo de cáncer de mama antes del desarrollo del cáncer y su diagnóstico. [15] [16]
  • Hasta el 50% de todos los casos de cáncer colorrectal se pueden atribuir a la dieta y el estilo de vida, específicamente al consumo de grasas en la dieta, de carne roja y procesada, y de productos lácteos.[17] De hecho, un mayor consumo de productos de origen animal antes del diagnóstico predice un mayor riesgo de morir a causa de este tipo de cáncer.[18]

La Carne y el Cáncer Pediátrico

Lo que la madre come durante el embarazo puede aumentar o disminuir el riesgo de que el niño desarrolle algunos tipos de cáncer infantil. Los cambios genéticos relacionados con el cáncer pueden comenzar en el útero.[19]

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) es, a la vez, el segundo tipo de cáncer infantil más común y la segunda causa más común de mortalidad de niños menores de 14 años. El riesgo de desarrollar LLA está ligado a los hábitos de tabaquismo materno[20] y el tipo de proteína que la madre consumía mientras su hijo estaba en el útero. El consumo de proteínas de origen vegetal como los frijoles, verduras y frutas durante el embarazo parece disminuir el riesgo de que los niños desarrollen esta enfermedad. [21] [22]

Los tumores cerebrales, que representan el 20% de los casos de cáncer infantil, están vinculados a la dieta materna durante el embarazo.[23] En particular, el consumo de carne curada y embutidos parece aumentar de manera significativa el riesgo de tumores cerebrales. [24] [25] El consumo de productos lácteos o huevos durante el embarazo también aumenta el riesgo de que el niño desarrolle tumores cerebrales. Por el contrario, una dieta alta en granos, pescado fresco, crucíferas y verduras de color amarillo-naranja reduce el riesgo de desarrollar tumores cerebrales.[26]

El Estilo de Vida Es Clave para la Prevención

Muchos factores complejos e interconectados, como la genética, el medio ambiente, la exposición a materiales peligrosos y la dieta, determinan su riesgo de padecer cáncer. La genética juega un papel importante pero, por desgracia, no hay nada que ninguno de nosotros podamos hacer acerca de los genes con los cuales nacemos. La nutrición, sin embargo, es algo que la mayoría de nosotros puede controlar. Lo mejor que puede hacer para reducir su riesgo de padecer cáncer es seguir una dieta cruda, orgánica y vegana.

Si no puede volverse del todo vegano, debería, al menos, reducir su consumo de carne y productos lácteos. Llevar a cabo pequeños pasos es una manera eficaz de provocar el cambio. Empiece por evitar completamente la carne un día a la semana. Después de un mes de “Lunes sin carne,” añada un “Viernes de fruta” o un “Domingo de ensalada” a la mezcla. Continúe de esta manera hasta que se sienta cómodo con una dieta principalmente a base de plantas. Para ayudar, tenemos muchas recetas vegetarianas deliciosas y saludables que incluyen todo, desde platos completos a acompañamientos e incluso, postres.

Ser vegano no garantiza que nunca vaya a desarrollar cáncer, pero se trata de una estrategia que puede ayudar a reducir el riesgo.

¿Sigue una dieta vegana? ¿Tiene algún consejo para llevar a cabo una transición exitosa o alguna receta favorita? Deje un mensaje a continuación y comparta sus ideas.

Referencias (26)
  1. Sinha, Rashmi, et al. “Meat Intake and Mortality: A Prospective Study of over Half a Million People.” Arch Intern Med, vol. 169, no. 6, 23 Mar. 2009. Accessed 28 Sept. 2016.
  2. WHO. “Q&A on the Carcinogenicity of the Consumption of Red Meat and Processed Meat.” World Health Organization, World Health Organization, 17 May 2016. Accessed 28 Sept. 2016.
  3. Brown, J.K., et al. “Nutrition and Physical Activity During and After Cancer Treatment: An American Cancer Society Guide for Informed Choices.” CA: A Cancer Journal for Clinicians. 53.5 (23 Oct. 2003): 268–91. 4 Jan. 2017.
  4. Levine, Morgan E., et al. “Low Protein Intake Is Associated with a Major Reduction in IGF-1, Cancer, and Overall Mortality in the 65 and Younger but Not Older Population.” Cell Metabolism, vol. 19, no. 3, 1 Mar. 2014, pp. 407–417. Accessed 28 Sept. 2016.
  5. Kaaks, R. “Nutrition, Insulin, IGF-1 Metabolism and Cancer Risk: A Summary of Epidemiological Evidence.” Novartis Foundation Symposium., vol. 262, 26 Nov. 2004, pp. 247–60. Accessed 28 Sept. 2016
  6. Yu, Herbert, and Thomas Rohan. “Role of the Insulin-Like Growth Factor Family in Cancer Development and Progression.” Journal of the National Cancer Institute, vol. 92, no. 18, 20 Sept. 2000, pp. 1472–1489, 0.1093/jnci/92.18.1472. Accessed 28 Sept. 2016.
  7. Halpern, B.C., et al. “The Effect of Replacement of Methionine by Homocystine on Survival of Malignant and Normal Adult Mammalian Cells in Culture.” Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America., vol. 71, no. 4, 1 Apr. 1974, pp. 1133–6, Accessed 28 Sept. 2016.
  8. Pan, A, et al. “Red Meat Consumption and Mortality: Results from 2 Prospective Cohort Studies.” Archives of internal medicine. 172.7 (14 Mar. 2012): 555–63. 4 Jan. 2017.
  9. Vecchia, La. “Cancers Associated with High-Fat Diets.” Journal of the National Cancer Institute. Monographs., 1 Jan. 1992, pp. 79–85, Accessed 28 Sept. 2016.
  10. Jansen, Rick J., et al. “Fatty Acids Found in Dairy, Protein, and Unsaturated Fatty Acids Are Associated with Risk of Pancreatic Cancer in a Case-Control Study.” 134.8 (15 Apr. 2014): n.pag. 4 Jan. 2017.
  11. PERICLEOUS, MARINOS, et al. “Nutrition and Pancreatic Cancer.” Anticancer Research, vol. 34, no. 1, Jan. 2014, pp. 21–9, Accessed 28 Sept. 2016.
  12. Bosetti, Cristina, et al. “Nutrient-Based Dietary Patterns and Pancreatic Cancer Risk.” Annals of Epidemiology, vol. 23, no. 3, 1 Mar. 2013, pp. 124–128, 10.1016/j.annepidem.2012.12.005. Accessed 28 Sept. 2016.
  13. “Increased Saturated Fat Intake Linked to Aggressive Prostate Cancer.” Science Daily, ScienceDaily, 19 Apr. 2016. Accessed 28 Sept. 2016.
  14. Cho, E., et al. “Premenopausal Fat Intake and Risk of Breast Cancer.” Journal of the National Cancer Institute., vol. 95, no. 14, 17 July 2003, pp. 1079–85. Accessed 28 Sept. 2016.
  15. Farvid, Maryam S., et al. “Adolescent Meat Intake and Breast Cancer Risk.” International Journal of Cancer, vol. 136, no. 8, 3 Oct. 2014, pp. 1909–1920, 10.1002/ijc.29218
  16. “Eating a High-Fat Diet and Breast Cancer Risk | Susan G. Komen®.” Komen.Org, 2016. Accessed 28 Sept. 2016.
  17. Vargas, Ashley J., and Patricia A. Thompson. “Diet and Nutrient Factors in Colorectal Cancer Risk.” Nutr Clin Pract, vol. 27, no. 5, 14 Aug. 2012, pp. 613–623, 10.1177/0884533612454885. Accessed 28 Sept. 2016
  18. McCullough, Marjorie L., et al. “Association Between Red and Processed Meat Intake and Mortality Among Colorectal Cancer Survivors.” Journal of Clinical Oncology, 1 July 2013, pp. 1126–49, 10.1200/JCO.2013.49.1126. Accessed 28 Sept. 2016.
  19. “New Study Suggests Link Between Maternal Diet and Childhood Leukemia Risk.” UC Berkeley News, University of California Berkeley, 19 Aug. 2004, Accessed 28 Sept. 2016.
  20. Stjernfeldt, Michael, et al. “MATERNAL SMOKING DURING PREGNANCY AND RISK OF CHILDHOOD CANCER.” The Lancet, vol. 327, no. 8494, 14 June 1986, pp. 1350–1352, 10.1016/S0140-6736(86)91664-8. Accessed 28 Sept. 2016
  21. Booker, Susan M. “Headliners: Maternal Nutrition and Child Cancer: Mother’s Pre-Pregnancy Diet May Influence Child Cancer Risk.” Environmental Health Perspectives 112.15 (2004): A877. Print.
  22. Kwan, Marilyn L., et al. “Maternal Diet and Risk of Childhood Acute Lymphoblastic Leukemia.” Public Health Reports 124.4 (2009): 503–514. Print.
  23. Bunin, Greta R., Kuijten René R., Boesel Carl P., Buckley Jonathan D., and Meadows Anna T. "Maternal Diet and Risk of Astrocytic Glioma in Children: A Report from the Childrens Cancer Group (United States and Canada)." Cancer Causes & Control 5.2 (1994): 177-87. Web.
  24. Huncharek, M., and B. Kupelnick. “A Meta-Analysis of Maternal Cured Meat Consumption During Pregnancy and the Risk of Childhood Brain Tumors.” Neuroepidemiology., vol. 23, 24 Jan. 2004, pp. 78–84. Accessed 28 Sept. 2016.
  25. Searles Nielsen, Susan, et al. “Childhood Brain Tumors and Maternal Cured Meat Consumption in Pregnancy: Differential Effect by Glutathione S-Transferases.” Cancer epidemiology, biomarkers & prevention?: a publication of the American Association for Cancer Research, cosponsored by the American Society of Preventive Oncology 20.11 (2011): 2413–2419. PMC. Web. 28 Sept. 2016.
  26. Pogoda, Janice M., et al. “An International Case-Control Study of Maternal Diet during Pregnancy and Childhood Brain Tumor Risk: A Histology-Specific Analysis by Food Group.” Annals of epidemiology 19.3 (2009): 148–160. PMC. Web. 28 Sept. 2016.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad