Los Antidepresivos en la Salud del Intestino

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el
Antidepresivos en la Salud del Intestino

Los antidepresivos son una clase de medicamentos controvertidos que se recetan para tratar o prevenir la depresión clínica. Se estima que 30 millones de estadounidenses toman antidepresivos. El uso de estos medicamentos se ha disparado en los últimos 15 años, probablemente debido al aumento de la comercialización y la aceptación social de la depresión y los fármacos psicoactivos. [1]

El uso de antidepresivos viene acompañado de efectos secundarios graves para aproximadamente el 40% de las personas que los toman. [2] Estos pueden incluir efectos secundarios sexuales, aumento de peso, dolores de cabeza, dolor en las articulaciones, dolores musculares, náuseas, erupciones cutáneas, diarrea, trastornos del sueño, somnolencia diurna, pesadillas o sonambulismo. La buena noticia es que no necesariamente tienes que depender de productos farmacéuticos para sentirte bien otra vez. En términos de eficacia, el ejercicio aeróbico es comparable tanto con la terapia de conversación, como con la terapia con medicamentos para la depresión. [3] Sorprendentemente, los antidepresivos pueden ser menos eficaces para tratar la depresión leve de lo que muchos creen.

Cómo Funcionan los Antidepresivos

Los antidepresivos alteran la química del cerebro. Aumentan los niveles de algunos neurotransmisores, como la serotonina y la noradrenalina, y afectan el estado de ánimo y las emociones. [3] Mientras que los antidepresivos pueden tratar los síntomas de la depresión, no abordan plenamente la causa raíz de los problemas de salud mental. Es por eso que, por lo general, se utilizan en combinación con otras terapias o tipos de tratamiento. No ha llegado todavía el momento en el que puedes simplemente tomarte una píldora y ser feliz; la química del cerebro es un enredo complicado y matizado de reacciones. [4]

¿Qué Significa el Bienestar Mental?

Aunque a menudo se habla de la depresión cínica como un simple “desequilibrio químico en el cerebro”, se trata de un trastorno multifacético. Muchos factores influyen en su desarrollo, tratamiento y gravedad. La genética, la estación del año, el ambiente, los ritmos circadianos, el trauma, el estrés y otros muchos factores pueden contribuir a la depresión clínica. [5]

De hecho, se han relacionado algunos medicamentos y condiciones médicas a los trastornos del estado de ánimo como la depresión. La lista de condiciones médicas asociadas es larga: desequilibrios de la hormona tiroidea, enfermedad cardíaca, condiciones neurológicas, apoplejía, deficiencias nutricionales, trastornos endocrinos, lupus, hepatitis, VIH, cáncer e incluso, la disfunción eréctil. Dos de los culpables más infames son el hipertiroidismo y el hipotiroidismo. Una tiroides hiperactiva puede provocar episodios de manía, mientras que el hipotiroidismo puede causar síntomas depresivos. [4] En cualquier caso, ambos pueden afectar los procesos fisiológicos normales del cuerpo y pueden conducir a la depresión. [5]

Curiosamente, las investigaciones recientes confirman la conexión entre el intestino y la química del cerebro. Resulta que algunos de los microorganismos beneficiosos que viven en el intestino – la microbiota – afectan a la serotonina, que afecta directamente el estado de ánimo. [6] Lo que pasa en el intestino está directamente relacionado con muchos aspectos de la salud del comportamiento.

Entonces, ¿qué tiene esto que ver con los antidepresivos?

El Eslabón Perdido

Como hemos comentado antes, los antidepresivos están diseñados para alterar la química del cerebro, pero el cerebro sigue las pautas y vías muy específicas, y los productos farmacéuticos pueden tener resultados no deseados e inesperados. Dado que el cerebro y el intestino trabajan en estrecha colaboración, alterar la química del cerebro no puede dejar de afectar a la salud del intestino. [7] De hecho, el 95 por ciento de la serotonina del cuerpo se encuentra en el intestino. Debido a que los fármacos antidepresivos (ISRS) afectan los niveles de serotonina, estos medicamentos pueden causar cambios químicos significativos en el tracto gastrointestinal. [8] El efecto es tan fuerte que con frecuencia, los antidepresivos se prescriben durante períodos muy cortos de tiempo para tratar afecciones gástricas, como el síndrome del intestino irritable, [9] aunque de forma ineficaz. [10]

Fomentar tu bienestar de manera sostenible no tiene por qué interferir con los procesos fisiológicos naturales del cuerpo. Tu cuerpo tiene una capacidad única para cuidar de sí mismo, sólo hay que darle las herramientas adecuadas. Creemos que la mejor manera de lograr esto es con una nutrición adecuada y una limpieza regular.

Enfoques Naturales para el Bienestar Mental

El ejercicio aeróbico, como caminar o correr, parece tener efectos positivos sobre el estado de ánimo. [11] De acuerdo con un meta-análisis de 2012 de los estudios sobre la depresión y el ejercicio, tan sólo tres sesiones de 30-45 minutos por semana pueden ser suficientes para reducir la depresión. Y sólo 90 minutos a la semana pueden ser suficientes para reducir drásticamente el riesgo de recaer en la depresión. [3]

A largo plazo, debes hacer todo lo que puedas para abordar las causas subyacentes de los disturbios mentales y activar los mecanismos de auto-curación del cuerpo. Un enfoque integrado que abarque el estilo de vida, la nutrición, el ejercicio, el medio ambiente y la limpieza puede apoyar al bienestar completo. Algunos nutrientes ofrecen un apoyo nutricional para el cerebro y yo he formulado NeuroFuzion®, un suplemento para el cerebro y el estado de ánimo diseñado para apoyar la función normal del cerebro, la felicidad, el enfoque y la claridad mental.

¿Qué opciones has tomado para mejorar tu estado de ánimo? Deja un comentario y comparte tu experiencia con nosotros.

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DCBCN, DABFM

Referencias (10)
  1. Calderone, Julia. “The Rise of All-Purpose Antidepressants.” (2016): n.pag. Web. 14 Sept. 2016.
  2. Cascade, Elisa, Amir H. Kalali, and Sidney H. Kennedy. “Real-World Data on SSRI Antidepressant Side Effects.” 6.2 (2009): n.pag. Web. 14 Sept. 2016.
  3. James A. Blumenthal, Patrick J. Smith, Benson M. Hoffman. Is Exercise a Viable Treatment for Depression. ACSMs Health Fitness J. 2013 July 1.
  4. Antidepressants. NHS Choices.
  5. What Causes Depression. Harvard Health Publications.
  6. Evrensel, Alper, and Mehmet Emin Ceylan. “The Gut-Brain Axis: The Missing Link in Depression.” 13.3 (2015): n.pag. Web. 14 Sept. 2016.
  7. Dr. Siri Carpenter. That Gut Feeling. American Psychological Association. September 2012, Vol 43, No. 8.
  8. Anthony L. Komaroff. The Gut-Brain Connection. Harvard Health Letter. March 2012.
  9. Gorard DA, Libby GW, Farthing MI. Influence of antidepressants on whole gut and orocaecal transit times in health and irritable bowel syndrome. Ailment Pharmacol. Ther. 1994 Apr;8(2):159-66.
  10. Antonina A Mikocka-Walus, Deborah A Turnbull, Nicole T Moulding, Ian G Wilson, Jane M Andrews, Gerald J Holtmann. Antidepressants and inflammatory bowel disease: a systematic review. Clin Pract Epidemiol Ment Health. 2006; 2: 24.
  11. Cooney, Gary M, et al. “Exercise for Depression.” Cochrane Database of Systematic Reviews (1996): n.pag. Web.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad