Por Qué la Salud de la Tiroides Depende Completamente del Selenio

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en
Salud de la Tiroides

La tiroides es esencial para algunos de los procesos más importantes del cuerpo, incluyendo el desarrollo de los sistemas nervioso y esquelético. [1] Para que la tiroides funcione normalmente, debe recibir la nutrición adecuada, lo cual significa obtener suficiente selenio. El selenio es un mineral esencial [2] y padecer una deficiencia puede conllevar problemas de salud graves como la enfermedad de Keshan [3], cretinismo mixedematoso [4], la enfermedad de Graves [5] e, incluso, la destrucción de la tiroides. [6]

Aunque el cuerpo requiere selenio, no lo produce y hay que obtenerlo a través de la dieta. Para la mayoría de personas, esto no supone ningún problema ya que muchos alimentos comunes son una buena fuente de selenio. Además, el selenio está disponible como suplemento nutricional.

Independientemente de la fuente, el selenio es un nutriente esencial para el cuerpo y en ninguna otra parte esto es más evidente que en la tiroides. De hecho, la tiroides contiene más selenio por gramo que cualquier otro órgano. También contiene ciertas proteínas llamadas selenoproteínas [7] con aminoácidos a base de selenio. Antes de hablar de por qué esto es tan importante para la salud de la tiroides, primero vamos a aprender exactamente qué hace la tiroides.

¿Qué Es una Tiroides?

La tiroides es parte del sistema endocrino y una de las glándulas más importantes de tu cuerpo. Ubicada en la base de la garganta, la tiroides produce hormonas que juegan un papel importante en el crecimiento, la maduración y los procesos metabólicos de tu cuerpo. [8] [9] [10]

Las hormonas tiroideas producidas por la tiroides son la triyodotironina (T3), [11] la tetrayodotironina (T4) [12] y la calcitonina. [13] La T3 y la T4 son críticas para el metabolismo. [14] La T4 también apoya la función normal del cerebro, [15] mientras que la calcitonina fomenta un crecimiento óseo normal. [16]

Cómo Cuidar la Salud de la Tiroides

Hay algunos pasos simples que puedes tomar para cuidar tu tiroides. Es imperativo que reduzcas al mínimo tus niveles de estrés. En realidad, el estrés es una respuesta hormonal que puede influir negativamente en la función tiroidea. [17] El ejercicio es una forma natural y eficaz de combatir el estrés. [18] El ejercicio también puede ayudar a estimular la secreción de hormonas tiroideas. [19]

Dormir lo suficiente también ayuda a mantener una tiroides saludable. [20] Las hormonas tiroideas pueden afectar directamente a la calidad del sueño. [21] Evitar las toxinas como el BPA, el fluoruro y los pesticidas también es una estrategia inteligente, ya que pueden tener un efecto perjudicial sobre la tiroides. [22] [23] [24]

Seguir una dieta equilibrada es una de las maneras más fáciles de ayudar a la tiroides. Come alimentos ricos en selenio, así como alimentos ricos en yodo, ya que ambos son necesarios para la síntesis de hormonas tiroideas. [25] Tampoco te olvides de la vitamina A, que también ayuda a cuidar la salud de la tiroides. [26] En lo que se refiere a la dieta, incorpora cereales sin gluten puesto que el gluten está asociado con las enfermedades autoinmunes de la tiroides. [27]

En Qué Ayuda el Selenio a la Tiroides

La importancia del selenio para la tiroides no se puede exagerar. La mayoría de la gente sabe que el yodo es fundamental para la salud de la tiroides. El selenio es menos conocido pero igualmente importante. Junto con el yodo y la vitamina A, el selenio ayuda a eliminar las sustancias que dañan a la tiroides y ayuda a mantener una estructura normal de la tiroides. [7]

El metabolismo de la hormona tiroidea se deteriora sin selenio porque las enzimas a base de yodo, llamadas deiodinasas yodotironinas, no se pueden sintetizar. [28] Las deiodinasas yodotironinas existen en varias formas y todavía no se entienden completamente, pero parecen jugar un papel en la prevención del hipotiroidismo. [29] Estas enzimas son esenciales para activar las hormonas tiroideas. Así, mientras que el yodo tiende a obtener la mayor parte del crédito para la salud de la tiroides, en realidad, no puede llevar a cabo su función sin la ayuda del selenio.

Tu cuerpo no produce su propio selenio. Todo el selenio lo debe obtener de alimentos o suplementos. Una vez ingerido, este elemento se descompone en enzimas llamadas selenoproteinas. [30] Estas enzimas existen en muchas formas, pero dos de las que se conocen mejor son la glutatión peroxidasa (GPx) y la tiorredoxina reductasa (TRx). Las enzimas GPx y TRx promueven la capacidad antioxidante a nivel celular. [31] La TRx también ayuda en el crecimiento celular y a procesar el ácido dehidroascórbico en vitamina C. [32] Ninguna de estas enzimas vitales podría existir sin selenio.

El selenio también ha demostrado que combate diversas afecciones de la tiroides.

La Tiroides Depende del Selenio para Prevenir las Enfermedades

Algunas enfermedades de la tiroides comunes pueden ser debidas a una baja ingesta de selenio, incluyendo la tiroiditis de Hashimoto. [33] Con esta condición, la tiroides se inflama y luego, secreta cantidades excesivas de hormonas. Con el tiempo, empieza a producir muchas menos de las que necesita.

Problemas como la tiroiditis pueden conllevar un desequilibrio hormonal y pueden ser el inicio de perturbaciones importantes en los procesos normales del cuerpo. El hipotiroidismo, que es una de estas consecuencias potenciales, es una enfermedad en la que la tiroides no puede proporcionar un nivel suficiente de hormonas tiroideas. [34] El resultado puede ser grave e incluir latidos cardíacos anormales, [35] una temperatura corporal baja [36] y trastornos del sistema nervioso. [37] Incluso puede interrumpir la capacidad del cuerpo para metabolizar las proteínas, carbohidratos y grasas. [38] ¿Qué puede contribuir al hipotiroidismo? Lo has adivinado: la deficiencia de selenio. [39]

El Papel del Selenio en la Nutrición

Si la salud de la tiroides es importante para ti, no debes pasar por alto la importancia del selenio. El cuerpo se compone de muchas partes que trabajan juntas. Cada parte debe recibir nutrientes esenciales como el selenio. Además de cuidar la salud de la tiroides, el selenio también juega un papel en la lucha contra los radicales libres. Para aprender más acerca de cómo el selenio ayuda al cuerpo, echa un vistazo al papel del selenio juega en la nutrición.

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DCBCN, DABFM

Referencias (39)
  1. Nussey, Stephen, and Saffron A. Whitehead. “Chapter 3: The Thyroid Gland.”Endocrinology: An Integrated Approach. Oxford, UK: Bios, 2001. N. pag. Print.
  2. Rayman, Margaret P. “Selenium and Adverse Health Conditions of Human Pregnancy.” Selenium (2011): 531-44. Web.
  3. Chen, J. “An Original Discovery: Selenium Deficiency and Keshan Disease (an Endemic Heart Disease).” An Original Discovery: Selenium Deficiency and Keshan Disease (an Endemic Heart Disease) 21.3 (2012): 320-26. Web.
  4. Contempre, B., J. E. Dumont, J.-F. Denel, and M.-C. Many. “Effects of Selenium Deficiency on Thyroid Necrosis, Fibrosis and Proliferation: A Possible Role in Myxoedematous Cretinism.” European Journal of Endocrinology 133.1 (1995): 99-109. Web.
  5. Dharmasena, Aruna. “Selenium Supplementation in Thyroid Associated Ophthalmopathy: An Update.” International Journal of Ophthalmology 7.2 (2014): 365–375. PMC. Web. 30 Mar. 2016.
  6. Contempré, Bernard, Gabriella Morreale De Escobar, Jean-François Denef, Jacques Emile Dumont, and Marie-Christine Many. “Thiocyanate Induces Cell Necrosis and Fibrosis in Selenium- and Iodine-Deficient Rat Thyroids: A Potential Experimental Model for Myxedematous Endemic Cretinism in Central Africa.” Endocrinology 145.2 (2004): 994-1002.PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  7. Drutel, Anne, Françoise Archambeaud, and Philippe Caron. “Selenium and the Thyroid Gland: More Good News for Clinicians.” Clin Endocrinol Clinical Endocrinology 78.2 (2013): 155-64. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  8. Thomopoulos, P. “[Thyroid Hormone Production and Its Regulation].” Rev Prat. 48.18 (1998): 1987-991. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  9. Mullur, Rashmi, Yan-Yun Liu, and Gregory A. Brent. “Thyroid Hormone Regulation of Metabolism.” Physiological Reviews 94.2 (2014): 355–382. PMC. Web. 30 Mar. 2016.
  10. “How Does the Thyroid Work?” PubMed Health. U.S. National Library of Medicine, 7 Jan. 2015. Web. 30 Mar. 2016.
  11. Schroeder, Amy C., and Martin L. Privalsky. “Thyroid Hormones, T3 and T4, in the Brain.” Frontiers in Endocrinology 5 (2014): 40. PMC. Web. 30 Mar. 2016.
  12. “T4 Test: MedlinePlus Medical Encyclopedia.” Medline. U.S. National Library of Medicine, 10 May 2014. Web. 30 Mar. 2016.
  13. Inzerillo, Angela M., Mone Zaidi, and Christopher L.-H. Huang. “Calcitonin: The Other Thyroid Hormone.” Thyroid 12.9 (2002): 791-98. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  14. “T3 Test: MedlinePlus Medical Encyclopedia.” MedlinePlus. U.S. National Library of Medicine, 10 May 2014. Web. 30 Mar. 2016.
  15. Smith, J. “Thyroid Hormones, Brain Function and Cognition: A Brief Review.” Neuroscience & Biobehavioral Reviews 26.1 (2002): 45-60. Web. 30 Mar. 2016.
  16. Shiba, R. “[The Effect of Calcitonin on Contractile Function of Skeletal Muscles (author’s Transl)].” Nihon Seikeigeka Gakkai Zasshi. 53.11 (1979): n. pag. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  17. Mizokami, Tetsuya, Audrey Wu Li, Samer El-Kaissi, and Jack R. Wall. “Stress and Thyroid Autoimmunity.” Thyroid 14.12 (2004): 1047-055. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  18. Sharma, Ashish, Vishal Madaan, and Frederick D. Petty. “Exercise for Mental Health.” Primary Care Companion to The Journal of Clinical Psychiatry 8.2 (2006): 106. Print.
  19. Ciloglu, F., I. Peker, A. Pehlivan, K. Karacabey, N. Ilhan, O. Saygin, and R. Ozmerdivenli. Exercise intensity and its effects on thyroid hormones. Neuro Endocrinol Lett 26.6 (2005): 830-34. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  20. Gary, KA, and Et Al. “Total Sleep Deprivation and the Thyroid Axis: Effects of Sleep and Waking Activity.” Aviat Space Environ Med. 67.6 (1996): 513-19. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  21. Steiger, A. “[Thyroid Gland and Sleep].” Acta Med Austriaca 26.4 (1999): 132-33. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  22. Chevrier, Jonathan et al. “Maternal Urinary Bisphenol A during Pregnancy and Maternal and Neonatal Thyroid Function in the CHAMACOS Study.” Environmental Health Perspectives 121.1 (2013): 138–144. PMC. Web. 30 Mar. 2016.
  23. Singh, Navneet et al. “A Comparative Study of Fluoride Ingestion Levels, Serum Thyroid Hormone & TSH Level Derangements, Dental Fluorosis Status among School Children from Endemic and Non-Endemic Fluorosis Areas.” SpringerPlus 3 (2014): 7. PMC. Web. 30 Mar. 2016.
  24. Mnif, Wissem et al. “Effect of Endocrine Disruptor Pesticides: A Review.” International Journal of Environmental Research and Public Health 8.6 (2011): 2265–2303. PMC. Web. 30 Mar. 2016.
  25. Woeber, KA. “Iodine and Thyroid Disease.” Med Clin North Am 75.1 (1991): 169-78. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  26. Farhangi, Mahdieh Abbasalizad, Seyyed Ali Keshavarz, Mohammadreza Eshraghian, Alireza Ostadrahimi, and Ali Akbar Saboor-Yaraghi. “The Effect of Vitamin A Supplementation on Thyroid Function in Premenopausal Women.” Journal of the American College of Nutrition31.4 (2012): 268-74. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  27. Ch’ng, Chin Lye, M. Keston Jones, and Jeremy G. C. Kingham. “Celiac Disease and Autoimmune Thyroid Disease.” Clinical Medicine & Research 5.3 (2007): 184–192. PMC. Web. 30 Mar. 2016.
  28. Arthur, John R., Fergus Nicol, and Geoffrey J. Beckett. “The Role of Selenium in Thyroid Hormone Metabolism and Effects of Selenium Deficiency on Thyroid Hormone and Iodine Metabolism.” Biological Trace Element Research Biol Trace Elem Res 34.3 (1992): 321-25. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  29. Gereben, Balázs, Elizabeth A. Mcaninch, Miriam O. Ribeiro, and Antonio C. Bianco. “Scope and Limitations of Iodothyronine Deiodinases in Hypothyroidism.” Nat Rev Endocrinol Nature Reviews Endocrinology11.11 (2015): 642-52. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  30. Brown, Km, and Jr Arthur. “Selenium, Selenoproteins and Human Health: A Review.” Public Health Nutrition PHN 4.2b (2001): n. pag. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  31. Baker, R.d., S.s. Baker, K. Larosa, C. Whitney, and P.e. Newburger. “Selenium Regulation of Glutathione Peroxidase in Human Hepatoma Cell Line Hep3B.” Archives of Biochemistry and Biophysics 304.1 (1993): 53-57.PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  32. Mustacich, D, and G Powis. “Thioredoxin Reductase.” Biochemical Journal346.Pt 1 (2000): 1–8. Print.
  33. Zagrodzki, P., and J. Kryczyk. “[The Importance of Selenium in Hashimoto’s Disease].” Postepy Hig Med Dosw 68 (2014): 1129-137. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  34. “Hypothyroidism: MedlinePlus Medical Encyclopedia.” MedlinePlus. U.S. National Library of Medicine, 2015. Web. 30 Mar. 2016.
  35. Celik, Atac, Pelin Aytan, Huseyin Dursun, Fatih Koc, Kerem Ozbek, Mustafa Sagcan, Hasan Kadi, Koksal Ceyhan, Orhan Onalan, and Ersel Onrat. “Heart Rate Variability and Heart Rate Turbulence in Hypothyroidism before and after Treatment.” Annals of Noninvasive Electrocardiology16.4 (2011): 344-50. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  36. Kostoglou-Athanassiou, I, and K Ntalles. “Hypothyroidism – New Aspects of an Old Disease.” Hippokratia 14.2 (2010): 82–87. Print.
  37. Khedr, Eman M., Lobna F. El Toony, Mohamed N. Tarkhan, and Gamal Abdella. “Peripheral and Central Nervous System Alterations in Hypothyroidism: Electrophysiological Findings.” Neuropsychobiology41.2 (2000): 88-94. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  38. Pucci, E., L. Chiovato, and A. Pinchera. “Thyroid and Lipid Metabolism.” Int J Obes Relat Metab Disord 24.2 (2000): S109-112. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.
  39. Pizzulli, Antonio, and Alireza Ranjbar. “Selenium Deficiency and Hypothyroidism : A New Etiology in the Differential Diagnosis of Hypothyroidism in Children.” BTER Biological Trace Element Research77.3 (2000): 199-208. PubMed. Web. 30 Mar. 2016.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad