La Depresión, la Ansiedad y la Salud Intestinal

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en
Mujer con depresión o ansiedad

¿Sabías que tu salud intestinal puede afectar tu estado de ánimo y tu comportamiento? La creencia de que la salud del intestino está conectada con el bienestar mental se remonta a más de cien años. A principios de 1900, los científicos y los médicos hicieron hincapié en la relación entre la salud gastrointestinal y la salud mental. En 1930, las opiniones se invierten y se creyó que los trastornos mentales son un factor que influye en los trastornos gastrointestinales. [1]

El interés en la salud intestinal nunca había sido tan importante y la exploración de la microbiota intestinal ha revelado una estrecha relación entre los problemas de comportamiento, el estado de ánimo y el desequilibrio de las bacterias. Existen una serie de factores que influyen en el estado de la microbiota intestinal y el medio ambiente intestinal, la dieta es una de las principales. [2] La salud del sistema inmunológico también está estrechamente asociada. [3]

Cómo Está Conectado Tu Intestino con Tu Cerebro

El intestino está conectado al cerebro a través del nervio vago, el sistema nervioso entérico y el eje intestino-cerebro. El nervio vago se extiende desde la base del cerebro hacia abajo por el cuello, el tórax y el abdomen. El nervio sale del tronco cerebral a través de las raicillas en la médula que son caudales de las raicillas del noveno nervio craneal. [4] El nervio vago suministra fibras motoras parasimpáticas a todos los órganos excepto a las glándulas suprarrenales, desde el cuello hasta el segundo segmento del colon transverso. Ayuda a regular el ritmo cardíaco, el habla, la sudoración y varias funciones gastrointestinales.

El sistema nervioso entérico está conectado con el sistema nervioso central. Contiene 200-600 millones de neuronas. [5] Las neuronas sensoriales locales y centrales en la pared del intestino realizan un seguimiento de las condiciones mecánicas de la pared intestinal. Las neuronas de circuito local, por otra parte, integran esta información. Esto les permite a las neuronas motoras influir en la actividad de los músculos lisos de las paredes del intestino y las secreciones glandulares como las enzimas digestivas, el moco, el ácido del estómago y la bilis. [6]

El sistema nervioso entérico ha sido definido como un “segundo cerebro” debido a su capacidad para funcionar de forma autónoma y comunicarse con el sistema nervioso central a través del sistema nervioso parasimpático (es decir, a través del nervio vago) y simpático.

Por último, el eje intestino-cerebro consiste en la comunicación bidireccional entre el sistema nervioso central y entérico, enlazando los centros emocionales y cognitivos del cerebro con las funciones intestinales periféricas. [7] Existen pruebas sustanciales en estudios con animales que demuestran que los microorganismos intestinales pueden activar el nervio vago y jugar un papel crítico en los efectos sobre el cerebro y el comportamiento. [8]

El Papel de las Bacterias en la Depresión y la Ansiedad

La investigación ha demostrado que la microbiota intestinal afecta la química y el comportamiento del cerebro. [9] Por ejemplo, las personas que padecen el síndrome de intestino irritable (SII) y sus síntomas asociados: calambres, dolor abdominal, distensión abdominal, gases, diarrea y estreñimiento, habitualmente sufren de depresión y ansiedad.

La interacción entre las bacterias y la ansiedad y la depresión va en ambos sentidos. Por ejemplo, en un estudio realizado en 2009, causaron estrés a las crías macho de ratas al separarlas de sus madres, lo cual alteró la microbiota de las ratas. A pesar de que las crías fueron separadas durante 11 días sólo tres horas al día, los investigadores llegaron a la conclusión de que este acontecimiento adverso podría aumentar la vulnerabilidad a la enfermedad más adelante en su vida, con trastornos como la depresión hasta el síndrome del intestino irritable. [10]

La microbiota del intestino influencia la producción de serotonina y dopamina. De hecho, más del 90% de la serotonina del cuerpo se encuentra en el intestino. La serotonina es un regulador clave de la motilidad gastrointestinal. [11] También es uno de los neurotransmisores que contribuye a la sensación de bienestar y felicidad. De hecho, el sistema nervioso entérico hace uso de más de treinta neurotransmisores, incluyendo la serotonina, la dopamina y la acetilcolina.

En un estudio de 2014, a las ratas deprimidas se les administró una cepa de probióticos que resultó en la “normalización de la respuesta inmune y la inversión de déficits de comportamiento.” En este caso, parece que el uso de probióticos puede haber tenido un efecto terapéutico en los síntomas de la ansiedad y la depresión. [12]

Cómo Ayudar a Restaurar Tu Flora Intestinal

Llevar una dieta saludable es una manera de fomentar la salud del tracto gastrointestinal. Basa tu dieta en frutas y verduras. Añade alimentos fermentados, como el yogur y el kéfir, a tu dieta para una buena fuente natural de probióticos.

Si no consumes alimentos probióticos, considera tomar un suplemento probiótico como Floratrex™, que también contiene prebióticos, para fomentar un ambiente intestinal saludable.

¿Has notado alguna correlación entre tu salud intestinal y tu salud mental? Deja un comentario abajo y comparte tus ideas con nosotros.

Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DCBCN, DABFM

Referencias (12)
  1. Alison C Bested, Alan C Logan, Eva M Selhub. Intestinal microbiota, probiotics and mental health: from Metchinikoff to modern advances: Part II – contemporary contextual. Gut Pathog. 2013; 5.
  2. Dash S, Clarke G, Berk M, Jacka FN. The gut microbiome and diet in psychiatry: focus on depression. Current Opinion in Psychiatry. 2015 Jan: 28(1):1-6.
  3. Yasmine Belkaid, Timothy Hand. Role of the Microbiota in Immunity and Inflammation. Cell. 2014 Mar 27.
  4. LOYOLA UNIVERSITY CHICAGO HEALTH SCIENCES DIVISION. Stritch School of Medicine. The Vagus Nerve.
  5. Furness JB, Callaghan BP, Rivera LR, Cho HJ. The enteric nervous system and gastrointestinal innervation: integrated local and central control. Advances in Experimental Medicine and Biology. 2014;817:39-71.
  6. Purves D, Augustine GJ, Fitzpatrick D, et al. The Enteric Nervous System. Neuroscience. 2nd Edition. Sinauer Associates; 2001.
  7. Marilia Carabotti, Annunziata Scirocco, Maria Antonietta Maselli and Carola Severi. The gut-brain axis: interactions between enteric microbiota, central and enteric nervous systems. Ann Gastroenerology. 2015 Apr-Jun.
  8. Forsythe P, Bienenstock J, Kunze WA. Vagal pathways for microbiome-brain-gut-axis communication. Advances in Experimental Medicine and Biology. 2014.
  9. Dinan TG, Cryan JF. Melancholic microbes: a link between gut microbiota and depression? Neurogastroenterology and Motility. 2013 September.
  10. O’Mahony SM, Marchesi JR, Scully P, Codling C, Ceolho AM, Quigley EM, Cryan JF, Dinan TG. Early life stress alters behavior, immunity and microbiota in rats: implications for irritable bowel syndrome and psychiatric illness. Biological Psychiatry. 2009 Feb.
  11. Reigstad CS, Salmonson CE, Rainey JF 3rd, Szurszewski JH, Linden DR, Sonnenburg JL, Farrugia G, Kashyap PC. Gut microbes promote colonic serotonin production through an effect of short-chain fatty acids on enterochromaffin cells. FASEB J. 2015 Apr.
  12. Slyepchenko A, Carvalho AF, Cha DS, Kasper S, McIntyre RS. Gut emotions – mechanisms of action of probiotics as novel therapeutic targets for depression and anxiety disorders. CNS & Neurological Disorders Drug Targets. 2014:13.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Reciba correos sobre cómo cuidar de la salud a su correo aquí.

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2017 | Todos los Derechos Reservados www.globalhealingcenter.net

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad