SIBO: Todo lo que Necesita Saber Sobre el Crecimiento Excesivo de Bacterias en el Intestino Delgado

Dr. Group
por Dr. Edward Group DC, NP, DACBN, DCBCN, DABFM
Publicada el , Última Actualización en
Una botella de suplemento. Sibo es una condición que causa que las bacterias dañinas crezcan en el intestino delgado.

Si usted experimenta frecuentemente gas, hinchazón, dolor abdominal, náuseas, diarrea o estreñimiento, puede que ignore los síntomas o se los atribuya algún alimento que consumió. Pero si esos síntomas persisten, podría considerar si tiene una condición de salud mucho más grave.

Cuando se trata de síntomas gastrointestinales, las personas a menudo consideran el síndrome del intestino irritable (SII), síndrome del intestino permeable, o crecimiento excesivo de la levadura candida. Pero, investigaciones han descubierto otras condiciones ocultas que pueden causar malestares gastrointestinales (GI): Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado o SIBO. Expertos dicen que el número de personas que son diagnosticados con SIBO sigue incrementando. Dado que SIBO aún no se comprende completamente, a menudo no se diagnostica o se diagnostica erróneamente.[1, 2]

¿Que es SIBO, y cuales son los síntomas de SIBO? ¿Hay terapias naturales que ayuden? Aquí, proveeremos respuestas con una guía de salud para SIBO.

SIBO: Un Descripción Rápido

Aquí hay unos datos rápidos sobre el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO).

  • Bacteria es necesaria para la digestión, pero cuando algunas cosas se salen de balance, puede causar un sobrecrecimiento.
  • SIBO es un incremento del número o alteración en el tipo de bacteria en el tracto superior gastrointestinal.
  • Síntomas comunes incluyen gases, hinchazon, y inflamación abdominal.
  • SIBO a menudo se diagnostica erróneamente con otras condiciones.
  • Un examen del aliento es lo más común para detectar SIBO.
  • Dieta, suplementos, y probióticos son maneras naturales para ayudar aliviar los síntomas.

Cómo Funciona Un Intestino Saludable

Antes de entender completamente sobre SIBO, es importante de entender el ambiente del intestino, lo cual contiene gran parte del microbioma del cuerpo. Su microbioma es una comunidad de microorganismos. La idea de que bacterias viven en usted puede parecer no atractiva, pero el cuerpo tiene una relación simbiótica con muchas especies de bacterias probióticas que fortalecen el sistema inmunológico y mantienen la salud.

Cuando las cosas trabajan adecuadamente, el cuerpo digiere alimentos a medida que pasan a través del tracto gastrointestinal (GI) o digestivo. A medida que los alimentos pasan desde la boca hasta el esofago y luego hacia el estómago; los músculos, nervios y los neurotransmisores, como la serotonina, ayudan a moverlos a través de las diversas etapas de la digestión.

La masa de comida, llamada bolo, se mueve a traves de tracto gastrointestinal, jugos digestivos y enzimas digestivas descomponen macronutrientes para que sean absorbidos en la sangre. Bacterias probióticas y enzimas digestivas en el tracto digestivo ayudan adicionalmente a la digestión. Si bien la flora intestinal ayuda al cuerpo absorber vitaminas y minerales, produce enzimas digestivas beneficiosas, y combate bacterias dañinas, muchas veces las cosas se salen de balance, llevando a un sobrecrecimiento de bacteria en el intestino delgado, o SIBO.

¿Que es SIBO?

SIBO, o sobrecrecimiento de bacteria en el intestino delgado, es un incremento en el número o alteración en el tipo de bacteria en el tracto superior gastrointestinal. Aunque el intestino grueso tienen normalmente muchas bacterias, el intestino delgado generalmente no tiene grandes colonias de bacterias. Un problema con la digestión puede causar un desequilibrio y lleva al SIBO. Tener más de 100,000 unidades formadoras de colonias (UFC) de bacterias por mL en el intestino delgado es lo deseado, una colección de material digestivo se considera un diagnóstico de SIBO.[2]

Bajo condiciones saludables, muchos procesos mantienen los niveles de bacteria en control en el intestino delgado: secreciones de ácido gástrico, el movimiento muscular normal de los alimentos a través del tracto gastrointestinal, las propiedades que eliminan las bacterias de la bilis producida por el hígado y el páncreas, y una válvula ileocecal intacta (la cual separa el intestino delgado y grueso).[2]

En muchas personas, SIBO es asintomático, y en otros casos, los sintomas estan presentes, y es provocado por condiciones que causan un sobrecrecimiento bacteriano — por ejemplo, una válvula ileocecal defectuosa. Debido a que SIBO ocurre a menudo con otras condiciones, puede que no sea diagnosticado a menos que un doctor o proveedor de la salud haga un examen.

¿Que es SIBO?

Los síntomas del SIBO puede incluir algunos o todos de los siguientes:[2]

  • Indigestion
  • Hinchazon
  • Gas
  • Flatulencia
  • Dolor abdominal
  • Inflamación abdominal
  • Estreñimiento
  • Diarrea o heces landas
  • Nauseas
  • Debilidad y fatiga
  • Halitosis (mal aliento)
  • Pérdida de peso
  • Deficiencia de Vitamina B-12, hierro, o vitaminas solubles en grasa (A, D, E, K)

Ya que SIBO puede causar deficiencias nutricionales y problemas de malabsorción, particularmente con proteínas y grasas, la condición puede parecerse mucho a SII.

¿Con Qué Condiciones Coexisten SIBO?

Ya que SIBO es comúnmente mal diagnosticado con otras condiciones, profesionales médicos todavía no están seguros como muchas personas tienen SIBO. Un estudio sugiere que entre 2.5 y 22 por ciento de personas están afectadas. Algunos estudios han encontrado que SIBO ocurre más a menudo en mujeres, aunque otros estudios han encontrado que ocurre igualmente en hombres y mujeres.[3, 4]

SIBO es más común en personas con otras condiciones. Un estudio encontró que entre las personas que no tienen síntomas, el 17 por ciento de las personas con obesidad mórbida tenían SIBO en comparación con el 2.5 por ciento de las personas no obesas.[2] SIBO frecuentemente incrementa con la edad. SIBO estaba presente en 90 por ciento de personas mayores entre 70 a 94 años, y particularmente en los que no absorben la lactosa.

SIBO ocurre con otras condiciones gastrointestinales. Un estudio encontró que 30 al 85 por ciento de personas con SII y 50 por ciento de personas con enfermedad celíaca pero con la condición que no responden bien a la dieta libre de gluten tenían SIBO.[2] Personas con esclerodermia, una condición del tejido conectivo, o que han tenido radioterapia, puedan haber aumentado la posibilidad de SIBO. SIBO también es más común con el alcoholismo que con la población en general. Un estudio encontró que el 50 por ciento de personas con cirrosis del hígado tienen SIBO.

Personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de obtener SIBO por que la diabetes afecta a motilidad del intestino, que es la efectividad con la que los alimentos se desplazan por desplazan por el tracto digestivo.[1]

Algunas deficiencias de vitaminas co-ocurren con SIBO, incluyendo B-12, hierro, y vitaminas solubles en grasa (A, D, E, K). Expertos creen que el SIBO causa deficiencia de B-12, en vez de lo contrario.[1] Un estudio, personas con gastritis y SIBO absorben menos B-12, probablemente porque las bacterias absorben el B-12, dejando menos para la absorción humana.

¿Qué es lo que Causa SIBO?

Expertos creen que varios factores contribuyen a un sobrecrecimiento bacteriano intestinal pequeño. SIBO no es sólo causado por lo que se denomina una bacteria mala; bacteria buena también puede causar un desequilibrio en los intestinos y crecer más allás de los niveles normales. Incluyendo secreciones de ácido gástrico del estómago, el movimiento normal muscular de los alimentos mediante el tracto gastrointestinal, las propiedades que eliminan las bacterias de la bilis producida por el hígado y el páncreas, y una válvula ileocecal intacta (que separa el intestino delgado y grueso). Cualquier cosa que afecta este proceso puede perturbar el intestino y llevar a SIBO.

Las condiciones que afectan el tracto gastrointestinal, como la diabetes, inmunodeficiencia y condiciones autoinmunes, enfermedad celíaca, o enfermedad de Crohn, puede desencadenar un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado.[2]

Daños físicos en el tracto gastrointestinal, causados por cirugías o subproducto de otras condiciones, pueden llevar al SIBO. Una válvula ileocecal dañada puede causar el regreso de bacteria del intestino grueso al intestino delgado. Otros factores que pueden causar la entrada de bacteria al intestino delgado del colon incluye obstruction intestinal, diverticulitis, pérdida de la motilidad muscular normal del tracto gastrointestinal, o cuando las heces se acumulan en el intestino grueso (colon).[2]

Parece haber un enlace entre SII y SIBO, y estas dos condiciones tienen síntomas superpuestos. Sin embargo, científicos aún no están de acuerdo si el SII causa SIBO, o si SIBO causa SII. Algunos creen que SII interrumpe la motilidad intestinal normal, lo que lleva a un crecimiento excesivo de bacterias, mientras que otros creen que SIBO causa síntomas de SII. Expertos de un tercer grupo creen que SIBO y SII son condiciones diferentes y que se deberían de tratar separados.[2]

¿Cómo Diagnosticar el SIBO?

Dado que SIBO a menudo imita otras condiciones que afectan la salud intestinal, es posible que no sea la primera condición que el médico piense en examinar. Pude comentarlo con su proveedor de atención médica y solicitar pruebas específicas.

Pruebas para SIBO

Hay dos maneras de diagnosticar SIBO: un examen de aliento y una cultura de bacteria, y hay desacuerdos científicos de cual es el mejor. Un examen de aliento es simple, menos invasivo, y el examen más común que se usa para SIBO. Hay múltiples tipos de exámenes de aliento que se usa, pero los dos más comunes son la prueba de glucosa hidrógeno y prueba de lactulosa. Estas pruebas miden la producción de gases por la bacteria en el intestino del aliento.

Si va a tomar la prueba del aliento para SIBO esto es lo que puede esperar. Se le pedirá que ayune durante la noche y evitar comer carbohidratos no fermentados, como pan integral o pasta. A los fumadores se les recomienda no fumar por un par de horas ante de la prueba. Durante el dia de la prueba, tendrá que tomar agua con infundida con glucosa o lactulosa. Después, un técnico recogerá una muestra de aliento cada 15 a 30 minutos durante un total de 3 a 4 horas. El proveedor de salud puede determinar si usted tiene SIBO midiendo el nivel de gas de hidrógeno producido en las muestras de aliento producidas por bacterias.

De acuerdo a un estudio, la prueba de aliento con lactulosa es más a menudo positiva en individuos con síntomas gastrointestinales que la prueba de aliento con glucosa.[4]

Ambas pruebas pueden pasar por alto el SIBO si una especie que no metaboliza los carbohidratos a hidrógeno (como la mayoría de las bacterias) es responsable. Se puede diagnosticar erróneamente con SIBO si tiene bacterias productoras de hidrógeno en la boca.

La otra prueba de SIBO se trata de un cultivo bacterial que se toma directamente del intestino delgado. En esta prueba, un endoscopio se inserta por la boca hasta la parte superior del intestino delgado. El doctor tomará una muestra de bacteria del interior de su cuerpo, y luego el endoscopio se removerá. Luego, esta muestra se cultiva en un plato de Petri para determinar el número y especies de bacterias presentes y si hay un crecimiento excesivo. Aunque esta prueba mide directamente la bacteria presente, tiene otros inconvenientes. Los problemas con la prueba de cultivo incluyen que es más invasivo, la muestra puede ser contaminada con otras bacterias en el esofago o boca, y el endoscopio puede solo alcanzar la parte superior del intestino delgado a pesar de que el crecimiento excesivo de bacteria puede estar más profundo en el tracto gastrointestinal.

¿Como se Trata el SIBO?

El primer enfoque de la mayoría de los doctores tradicionales para el SIBO son antibióticos. Augmentin y Xifaxan son dos de los antibióticos recetados con mayor frecuencia, usualmente por el curso de una a dos semanas. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar un relapse de síntomas después de terminar el tratamiento de antibióticos, y tiene que repetir el tratamiento. Por lo tanto, los antibióticos pueden no ser la mejor o única solución para SIBO.

Antibióticos tienen efectos secundarios que se clasifican de leve a grave. Infecciones de levaduras son un efecto secundario muy común de tomar antibióticos; ya que los antibióticos matan indiscriminadamente las bacterias y otros microbios, tienden a eliminar las bacterias buenas que mantienen la levadura Cándida bajo control en condiciones normales. En una escala mayor, el uso regular de antibióticos por las personas – así como en alimentos de animales – está generando muchas cepas de bacterias resistentes a los antibióticos, lo que resulta en un problema de salud en todo el mundo.[5]

Existen enfoques naturales de SIBO y otros problemas gastrointestinales que pueden funcionar en conjunto con la medicina tradicional o de forma independiente para tratar de optimizar la salud.

Enfoques Naturales de SIBO

Si usted desea enfocar SIBO con enfoques complementarios al tratamiento convencional, hacer algunos cambios en la dieta, junto con los suplementos naturales, los probióticos y los hábitos de vida que pueden afrontar los síntomas.

Una Dieta de SIBO Puede Ayudar a Reducir Síntomas

Modificar la dieta es una manera fácil y natural de comenzar a aliviar los síntomas que acompañan a SIBO. Los doctores naturopaticos han desarrollado un par de planes de alimentación diferentes que pueden reducir los síntomas de SIBO.

La primera opción se llama la dieta de carbohidratos específicos (SCD) en la que se eliminan todos los carbohidratos complejos, que incluyen granos, frijoles y otras legumbres, azúcares complejos y almidones. En lugar, comer carnes, pescados, nueces, vegetales y frutas con contenido de azúcar bajo.[6] El creador de la dieta, Sidney V. Hass, atendió a un niño de un paciente que sufra de un gran problema gastrointestinales, y este enfoque nutricional ayudó al niño. La madre, Elaine Gottschall, terminó escribiendo un libro titulado Rompiendo el Ciclo Vicioso: La Salud Intestinal a través de la dieta. El sitio web tienen una lista de alimentos permitidos y no permitidos.[6]

La segunda opción de dieta recomendado para SIBO se llama la dieta del síndrome del intestino y la psicología (GAPS) que elimina los frijoles, granos, vegetales con almidón, lactosa y endulzantes, excepto la miel.[7] La dieta GAPS fue modificada del SCD. Implica tres partes: dieta, desintoxicación, suplementos con probióticos, ácidos grasos esenciales, vitamina A, y enzimas digestivas.

Una tercera opción es seguir la dieta FODMAP (oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles). FODMAP son carbohidratos y alcoholes de azúcar que el cuerpo no puede digerir bien. Al evitar, las bacterias son eliminadas y el cuerpo puede comenzar aliviarse.

Otras estrategias útiles incluyen seguir una dieta sin gluten. El gluten puede causar hiperpermeabilidad intestinal, lo que conduce al síndrome del intestino permeable. El ejercicio es un buen hábito de estilo de vida que mejora la circulación sanguínea y, por ende, la digestión.

Remedios y Suplementos Herbales para SIBO

Terapias herbales pueden ser efectivas para SIBO. Según un estudio, 46 por ciento de las personas diagnosticadas con SIBO que usan terapias naturales y herbales salieron negativas en SIBO después del tratamiento, comparado con el 34 por ciento negativo después de usar antibióticos.[8] Los remedios de hierbas usados en el estudio contienen varios ingredientes, incluyendo aceite de orégano, Aru D’arco, hoja de bálsamo de limón y aceite de tomillo rojo.

Suplementos que contienen hierbas como el aceite de orégano, tomillo, extractos de berberina y ajenjo también son ideales para controlar los síntomas de SIBO. Cúrcuma, la cual tiene cualidades calmantes puede aliviar los síntomas de SIBO y apoya la salud intestinal. Algunas investigaciones sugieren que los suplementos de zinc-carnosina pueden ayudar con los problemas intestinales.[9]

Si el SIBO está asociado con la deficiencia de vitamina, puede que se beneficie de los suplementos. La deficiencia de vitamina B-12 es un problema común experimentado por personas con SIBO. Adicionalmente, se pueden desarrollar deficiencias de hierro, vitamina A, E, K y D.

Probióticos para el SIBO

Un suplemento que contenga probióticos y prebióticos son beneficiosos para el SIBO ya que apoyan la salud intestinal, mantiene en control los organismos nocivos, y calman irritaciones y enrojecimiento. Consumir alimentos ricos en probióticos y suplementos de probióticos pueden ayudar a restaurar la salud intestinal.

De hecho, un estudio encontró que los probióticos alivian las molestias abdominales y fueron un enfoque efectivo para el SIBO.[10] Además, otro estudio encontró que los probióticos eran un 30 por ciento más efectivos que los antibióticos como remedio para el SIBO.[11]

Evadir el SIBO

Si puede evitar el SIBO por completo, estará mejor. Consumir una dieta nutricional a base de plantas, evitar dietas altas en azúcar y alimentos procesados. Mantener una salud con ejercicio, meditación, y periodos de ayuno.

Para promover un intestino balanceado, elimine toxinas del cuerpo, y aumentar la energía, realizar una limpieza del colon con una dieta de limpieza para el colon es una de las medidas más proactivas que se puede tomar. Muchas personas consideran una parte esencial para mantener la salud intestinal una limpieza regular de colon. Una cosa sí está claro – ¡un cuerpo saludable comienza con un intestino saludable!

Cual es Su Historia

¿Ha sido afectado con SIBO? ¿Cómo supo que lo tenía? ¿Que hizo al respecto? Déjanos un comentario a continuación y comparta los detalles de su experiencia con nosotros.

Referencias (11)
  1. Dukowicz, A. et. al. "Small Intestinal Bacterial Overgrowth." Gastroenterology & Hepatology. 2007; 3(2): 112–122.
  2. Bures, J., et. al. "Small intestinal bacterial overgrowth syndrome." World Journal of Gastroenterology. 2010; 16(24): 2978–2990.
  3. Reddymasu, S. et. al. "Small intestinal bacterial overgrowth in irritable bowel syndrome: are there any predictors?" BMC Gastroenterology. 2010; 10: 23.
  4. Mattsson, J., et. al "Outcome of breath tests in adult patients with suspected small intestinal bacterial overgrowth." Gastroenterology and Hepatology From Bed to Bench. 2017; 10(3): 168–172.
  5. Zaman SB, et al. "A Review on Antibiotic Resistance: Alarm Bells are Ringing." Cureus. 2017; 9(6):e1403.
  6. "Intestinal Health Through the Specific Carbohydrate Diet." breakingtheviciouscycle.info. Accessed 16 Apr. 2018.
  7. "Welcome to the GAPS Diet." Accessed 16 Apr. 2018.
  8. Chedid, V., et. al. "Herbal Therapy Is Equivalent to Rifaximin for the Treatment of Small Intestinal Bacterial Overgrowth." Global Advances in Health and Medicine. 2014; 3(3): 16–24.
  9. Mahmood A, et al. "Zinc carnosine, a health food supplement that stabilises small bowel integrity and stimulates gut repair processes." Gut. 2007;56(2),168–175.
  10. Zhong, C., et. al. "Probiotics for Preventing and Treating Small Intestinal Bacterial Overgrowth: A Meta-Analysis and Systematic Review of Current Evidence." Journal of Clinical Gastroenterology. 2017;51(4):300-311.
  11. Soifer, LO., et. al "[Comparative clinical efficacy of a probiotic vs. an antibiotic in the treatment of patients with intestinal bacterial overgrowth and chronic abdominal functional distension: a pilot study]." Acta Gastroenterol Latinoam. 2010;40(4):323-7.

†Los resultados pueden variar. La información y declaraciones hechas son para fines educativos y no tienen la intención de reemplazar el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, prescribe o diagnostica enfermedades. Las opiniones y consejos nutricionales expresados ​​por Global Healing Center no pretenden ser un sustituto del servicio médico convencional. Si tiene una condición médica grave o preocupación por su salud, consulte a su médico.

Compre Nuestros Suplementos Completamente Naturales y Para la Salud Vegana

Suscríbase a Nuestro Boletín

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA).
Estos productos no están diseñados para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Información y declaraciones hechas son para propósitos de educación y no pretenden sustituir el consejo de su médico. Global Healing Center no dispensa consejos médicos, recetas o diagnostica enfermedades. Diseñamos y recomendamos programas individuales de nutrición y suplementos que permiten que el cuerpo se reconstruya y se cura a sí mismo. Las opiniones y consejos de nutrición expresados por Global Healing Center no están destinados a ser un sustituto para el servicio médico convencional. Si usted tiene una condición médica grave, consulte a su médico. Este sitio web contiene enlaces a sitios web operados por otras partes. Estos vínculos se proporcionan para su conveniencia y referencia. No somos responsables por el contenido o los productos de cualquier otro sitio. Dónde Global Healing Center tenga el control sobre la publicación o comunicación de tales afirmaciones hacia el público, Global Healing Center hará su mejor esfuerzo para eliminar estas afirmaciones.

© Copyright 1998 - 2019 | Todos los Derechos Reservados https://www.globalhealingcenter.net/

Exención de responsabilidad | Política de Privacidad